World of Beer: buena cerveza para la gente buena

 

Esta franquicia de la famosa cervecería ubicada en Kendall cuenta con las mejores cervezas del mundo

Adriana González y Aimee Mekdeci tienen "la llave" de este universo mágico de la cerveza. Alexia Fodere /El Nuevo Herald
Adriana González y Aimee Mekdeci tienen "la llave" de este universo mágico de la cerveza. Alexia Fodere /El Nuevo Herald
 

Por Alberto Sánchez l albertosanchez415@yahoo.com

“Good People Drink Good Beer” reza un cartel en un costado del escenario del World of Beer de Kendall. La traducción al español sería “La genta buena bebe buena cerveza”, y en este local de la franquicia WOB, los habituales parecen reunirse con el propósito de convertirse en buenas personas tomando cerveza.

Y si se trata de buena cerveza, como el nombre lo indica, el menú ofrece una variedad de marcas renombradas de todas partes del mundo, lo que le da al lugar un ambiente cosmopolita, al que se agrega la música de la banda Boombox, tan habitual en el escenario como los más de 150 clientes que llenan el salón todos los fines de semana.

Entre los habituales se mezclan estudiantes de varias universidades y adultos que vienen hasta de otros condados como Davie, Monroe y Broward. Para estos últimos el repertorio de Boombox (integrada por Rick Parodi, Bill Cruz, Robert Lemont y Fro Sosa) comienza con una primera sesión a las 9 p.m. con Billie Jean (Michael Jackson), Good Lovin’, I Want You Back, Lockout of Heaven, Crazy Little Things Called Love (Queen), Jailhouse Rock (Elvis Presley) y Eight Days A Week, de The Beatles.

La decoración es muy sencilla y, por ser un lugar de cervezas y vinos, no se ha perdido espacio ni tiempo. En todo lo disponible: paredes, detrás del escenario, la barra, las mesas y de un extremo al otro del salón, el tema es único, carteles y publicidad de cerveza. Hay desde los más antiguos hasta otros conceptos de publicidad más recientes que adornan el lugar.

En una segunda sesión Boombox interpreta Sex On Fire, Are You Gonna Go My Way, Crazy (Patsy Cline), Nights On Broadway y You Should Be Dancing (Bee Gees), Just Dance, Desire y Angel of Harlem (U2), Brown Sugar y Honky Tonk Woman, de The Rolling Stones, New Sensation y Little Sister, de Train.

El happy hour del WOB es de lunes a viernes entre las 3 y las 7 p.m., cuando hay un descuento de un dólar en cada jarra de cerveza. La lista de promociones semanales se extiende a los yappy hours (lunes de 6 a 9 p.m.) cuando los dueños de perros tienen un descuento de un dólar en las cervezas de la marca Dog, que se destila en Delaware. Los jueves las damas y miembros del ejército consiguen un descuento de hasta un 25 por ciento.

Cada mes el WOB ofrece nuevas cervezas, que vienen con descuentos. En julio le tocó a la Samuel Adams, y para agosto a la Hinterland Cherry Wheat, la Fort Collins Chocolate Stout, la Nectar Black Xantus y la Thomas Creek Chocolate Orange. Entre los nombres curiosos, también hay una promoción de la Funky Buddha Tap Takeover, una marca producida por una nueva cervecería de Oakland Park, en la Florida.

Entre carteles de Erdinger, Imperial Sixpoint y Chimay, está la pizarra con la lista del WOB Loyalty Top 20, donde aparecen los nombres de los 20 clientes más leales a la franquicia. Vale aclarar que la lealtad aquí se mide por la capacidad y constancia en el consumo de cerveza, lo que también se puede interpretar como los clientes más divertidos del mes. La lista de julio la encabeza José Delgado, con 591 cervezas contadas. A la membresía se ingresa con una tarjeta que puede comprar por una cuota inicial de $10, y con ella el WOB le lleva la cuenta de cuántas cervezas ha ido consumiendo. Los martes los miembros del club pueden tener un descuento de un 25 por ciento en todas las cervezas de botella.

En el World Of Beer hay tanta cerveza que no hubo espacio para la cocina. Si desea comer algo, tiene que pedir un menú que incluye (en una hoja para cada uno) platos y entrantes de varios restaurantes y cafeterías cercanos. Los camareros son eficientes en la entrega, el servicio es bastante rápido, pero este sistema tiene el inconveniente de que la música y el ambiente no dejan escuchar bien cuando habla con quien recibe la orden. Si algo bueno tiene, es que puede escoger entre los mejores platos que se preparan alrededor. Además, levantar un poco la voz en el ambiente de World Of Beer no tiene nada de raro. A fin de cuentas es un lugar adonde se viene a tomar cerveza, escuchar música, y divertirse. 

www.elnuevoherald.com

 

 

Speak Up!