The Wolverine: ojalá la próxima sea mejor

 

Hugh Jackman encarna a Wolverine en este filme del director James Mangold.

The Wolverine.jpg

Por Pilar Ayuso l pilayuso@yahoo.com

Una vez más regresa el australiano Hugh Jackman ( Les Misérables) con su enorme musculatura y garras de lobezno a protagonizar una nueva aventura de Logan, esta vez en escenario nipón. Con James Mangold en la dirección de este reboot del “Hombre X” de Marvel, Logan, contrariamente al motivo inicial que lo trae a esta lejana tierra –despedirse de Yashida, amigo japonés al que salvó de la muerte en una guerra hace muchos años– es sorprendido aquí con nueva tarea que cumplir y, como buen guerrero, se entrega a ella en cuerpo y alma.

Siempre dispuesto a clavar sus garras a monstruos y supervillanos, Logan es sin embargo amable y protector con las damas –aunque no con la maléfica Viper. Se trata de sus nuevas amigas japonesas: la pelirroja Yukio (Rila Fukushima), recogida cuando niña por Yashida, que ha logrado meter en la bañera a este greñudo ermitaño, y la bella y sofisticada Mariko (Tao Okamoto), heredera de la mayor fortuna del Japón. La vida de Mariko corre peligro, pero ya tiene quien la salve.

El mutante inspirado en el cómic de Frank Miller y Chris Claremont, está cansado aquí de su inmortalidad: lleva más de un siglo dando tumbos y no ha encontrado una buena razón para seguir viviendo eternamente. Y ahora algo le hace casi perder su extraordinario poder curativo, provocando que sienta el dolor de las heridas.

La pelirroja es vidente y ha soñado la muerte de Logan (Lobezno o Wolverine) ¿Se cumplirá su pronóstico? De cualquier manera Logan es muy popular y siempre podrá renacer en el mundo de Marvel. De hecho estará en el 2014 en X-Men: Days of Future Past. Aunque la presente entrega que lleva su nombre, The Wolverine, no le hace mucho favor a la saga. A pesar de que la inicial relación del japonés soldado y el mutante prometía una buena historia, las continuas –aunque espectaculares– escenas de acción con ninjas y otros villanos que interrumpen la narración cada pocos minutos, terminan por imponerse a la línea argumental. Y, claro, de acción se trata, y ciertos momentos no aportan mucho al desarrollo dramático, como la reiterada aparición en el subconsciente del mutante de un personaje de su pasado.

Queda esperar si es mejor X-Men: Days of Future Past, que se anuncia para los fans de la saga en una escena en los créditos finales.

www.elnuevoherald.com 

Speak Up!