Wall

 

Wall, donde la gente sexy se encuentra con las celebridades

wall
Lana Kizenko le da glamour a la pista de baile en Wall. Foto: Alex Mateo de Acosta
 

Por Aurora Rodríguez

A veces lo que algunos buscan en Miami es una rumba llena de glamour y celebridades, a la que la beautiful people se escapa con su grupo selecto de amistades para pasar una noche llena de baile tras bastidores. Un ambiente chic pero secreto, así es la fiesta en Wall, el nuevo club nocturno en el hotel W en South Beach.

Wall es la nueva oferta de los empresarios de la vida nocturna en Miami, Nicola Siervo y Karim Masri, codueños de Mokai en la playa y de Quattro en Lincoln Road; junto a los hermanos Francis y Eric Milon, los creadores de las noches en los clubes de The Opium Group, incluyendo Mansion, Set y Opium. El concepto es entretener al jet-set de Miami y a las celebridades que gustan de venir a jugar en La Playa, como Justin Timberlake y Lindsey Lohan, ambos clientes de los clubes de la familia Opium Group.

El local seduce a su clientela con sus paredes decoradas en dorado y negro, sus barras brillantes donde se puede pedir deliciosos cocteles de licores exclusivos; sus sillas Capellini y su techo con detalles en cobre. Pero el punto focal y más sexy del club es su sofá, inspirado en uno de Le Corbusier, recreado para South Beach. El espacio en Wall se ilumina con luces sensuales y tenues, perfectas para perderse en un baile al escuchar la canción preferida y para atreverse a conocer gente nueva.

Poder cruzar la puerta de metal sólido para poder disfrutar de las paredes oscuras con luces que imitan lujosos diamantes no es tarea fácil, pero sí una que vale la pena si lo que se busca es una noche al estilo de Hollywood, con cada esquina ocupada con mesas VIP, gente sexy bailando a los sonidos de la música Top 40 y chicas lindas vestidas con corpiños de brillantes, seduciendo a los que asisten con movimientos de bailarinas exóticas, pero elegantes, que alientan a los que asisten a pasarlo bonito y por todo lo alto.

Porque apenas se ingresa uno se encuentra en otro mundo, donde existen las princesas y los príncipes de South Beach, donde es posible toparnos con nuestra celebridad favorita y donde cualquier cosa puede suceder tras la pared de la noche y las esquinas secretas de Wall.

Zach Schlichter, de Miami, afirma que visitar Wall se ha convertido en una rutina de fin de semana para él y sus amistades.

``Si vengo a South Beach busco pasarla bien aquí'', dijo Schlichter. ``Me gusta la decoración, me gusta que es divertido y que nunca está demasiado lleno. La vibra es decente y hay mucha gente linda''.

Para su amigo Kurt Stayne, también de Miami, lo mejor es mirar a las otras personas que entran por la puerta a pasar una noche de rumba.

``La gente aquí es muy divertida'', señaló Stayne. ``Siempre paso un buen momento en un buen ambiente''.

Eso sí, luego de haber apreciado cada detalle de su decoración y ambiente, el lugar es para bailar, no para hablar, ni para primeras citas; el volumen de la música es tan alto que no deja cabida a conversación alguna, así que los comentarios hay que guardarlos para el otro día, al otro lado de las paredes de Wall. Pero eso no es problema, ya que con música de diferentes géneros se complace a todos los que quieran bailar hasta el amanecer.

La rumba en Wall es constante, con una fiesta intensa: los jueves, con sonidos del DJ Chico Secci; los viernes, con la inspiración del DJ Ross One y los sábados se escucha la música Top 40 de Stephan Luke, aunque también puede suceder que alguna celebridad asuma las consolas del club, como lo ha hecho el DJ Andy Rourke de The Smiths en otro momento.

Lugar para conocer y contarle sólo a los amigos cercanos, Wall es un espacio alternativo para los amantes de la movida nocturna de Miami Beach donde el glamour y las noches llenas de sorpresas nunca mueren. • 

Speak Up!