VIP Wine Club

 

Vinos, habanos y los sonidos tropicales en vivo hacen de este local uno divertido y relajado.

spanish pic.jpg
Luis Bofill y su grupo actúan en VIP Wine Club en Miami todos los sábados por la noche.Foto: Pedro Portal
 

Por Alberto Sánchez

Varias parejas bailan con Chan Chan, el éxito del cubano Compay Segundo del que Luis Bofill hace una contagiosa versión, acompañado por Pavel Vitier en la guitarra y Leo García en la percusión. Al grupo se le une Jorge González en el piano, un amigo de la casa que ha pasado por allí en la noche del sábado.

''Este es el concepto más importante que cuidamos en este lugar'', explican Lee Cohen y Alexis Zaballa, los propietarios del VIP Wines Club del 3604 del noroeste y la Calle 7, 'donde queremos que `sentirse como en casa' no sea una frase más''.

Mientras unos miran desde los cómodos sofás de cuero disfrutando del aroma de un habano o saboreando una copa de vino, el ambiente se pone tan caliente como en el barrio cubano La Cachimba cuando el conjunto de Bofill improvisa sobre el montuno de El cuarto de Tula.

Al concepto de vinos, habanos y música en vivo se le añade el propósito de la reanimación cultural de esta zona del noroeste de Miami. Entre los estantes de vinos y habanos se observan varias cerámicas de los hermanos Currás, y retratos de Anthony Quinn, Marilyn Monroe, Cantinflas, Carlos Santana, Sophia Loren y Marlon Brando, realizados por el artista plástico Luis Vega.

Cohen explica que se trata de un ambicioso proyecto que pretende realizar con Zaballa partiendo de su experiencia en la organización de los Sábados culturales de la Calle Ocho.

Entre semana vienen al lugar los clientes de la Cuban Crafters, ubicada en el mismo edificio, quienes después de observar el trabajo de los torcedores de tabacos visitan el salón, donde encienden un habano y piden turno para disfrutar de una ruidosa partida de dominó junto a los habituales de la casa, que ya han hecho de sus visitas por la tarde una suerte de costumbre. Allí se animan y planifican la noche del sábado, para verse de nuevo.

La carta del VIP Wines Club presenta una variedad de más de 70 vinos entre importados de España, Italia, Chile, Argentina, Nueva Zelanda, Francia, y Australia, a los que se agregan los del valle de California. ''Hay precios para todos los bolsillos, y el cliente que compre alguna botella para llevar la obtiene a mitad de precio. El sabor de estas uvas tiene sus características de acuerdo con la región, el suelo y el clima en que se cultivan en cada región del mundo. Nosotros las escogemos de acuerdo a sus mejores resultados'', añade Zaballa.

Para acompañar esta variedad se ofrecen empanadas de bacalao, las croquetas de jamón o espinaca, tortilla española, deditos de pollo, sticks de mozarella, parrilla de mar, ensalada caprese, chorizo al vino o a la cidra, albóndigas a la VIP, garbanzos gallegos, o los platos preparados con jamón serrano y quesos mozarella o de cabra. Paola es la bartender de la casa, una consumada catadora, experta en las partidas de dominó y quien se precia de preparar también un exquisito expresso. Quienes se inician en la degustación de lo vinos encuentran en ella los mejores consejos sobre cómo combinar los sabores de los vinos y las tapas.

Ya pasadas las dos, Luis Bofill interpreta El club, un tema de su próximo disco, donde improvisa un pequeño homenaje a José Feliciano, pidiéndole al mozo que le sirva ''en la copa rota''. Mientras, los que siguen bailando se unen al coro del grupo cantando ``Si no llego a mañana, que no cierre el club, que no cierre el club''.

Speak Up!