Vida Nocturna: Scully's Tavern

 

Rock en vivo en Scully's Tavern.

961-lKnrX.Sk_.84.jpg

Alberto Sánchez | albertosanchez415@yahoo.com

Si anda buscando dónde bailar salsa, hip-hop o reguetón, el último lugar en Miami adonde ir es el Scully’s Tavern de Sunset Drive y la avenida 98. Aquí lo que va a encontrar es solo pop, blues y rock and roll.

Una presentación del grupo Limerock es suficiente para describir lo que ocurre en este lugar cada fin se semana. Bandas locales y solistas les sacuden la nostalgia a los que siguen aferrados a los clásicos del género, con versiones de éxitos de la década de 1960 y 1970. Los Limerock andan en una gira que cubre presentaciones en el Homefield Sport Bar y el Mutineer’s Dwarf Lounge, de Homestead, el Café 27 de Weston, el Briny Irish Pub, de Pompano Beach, y el JP Mulligans, de Pembroke Pines.

Abren la noche con una primera tanda, que comienza con Green Onion, de Booker T. & M.G’s. Una pareja de sesentones sorprende con su baile de los tempranos 1960 cuando George Stoner, el cantante, se esfuerza por igualar el estilo estridente de John Lennon en Twist and Shout, cuyo sonido en la versión original el productor George Martin lo comparó con el de una laringe achicharrada.

Siguen con One Day I’m Gone Away (un homenaje del tecladista Dave Manacle a Ray Manzarek, el recién fallecido miembro de The Doors), Imagine, Sweet Home Alabama, I Saw Her Standing There, When A Man Love A Woman, You Really Got Me (al estilo de Van Halen), Immigrant Song, Birthday, Secret Agent Man, Black Magic Woman, Oye como va, Feels Like The First Time, Green Eye Lady y una versión a capela de When The Music‘s Over. En Break on Through, Joanne O’Brien, una invitada especial, sube al escenario y da un solo de armónica que deja pasmado a todo el mundo.

En una ciudad como Miami, con mucha influencia de la música y los bailes latinos, el Scully’s sobresale como un lugar de ambiente inglés y otro poco de escocés. El decorado y el menú son muy eclécticos, con algo de todo un poco, especialmente la lista de la cocina que hoy ofrece platos de distintas tendencias y tradiciones culinarias, tratando de complacer las preferencias de una clientela tan variada.

Roberto Nieves va y viene con sus mejores recomendaciones de los especiales del sábado: atún tostado con wasabi, Dolphin Fingers, Jalapeños rellenos, Mussels Provenzal, Oysters Benville, Fried Green Tomatoes, Fried Shrimp y aperitivos de Snow Crab o costillas a la barbacoa. También para el fin de semana hay platos (pequeños, medianos y grandes) de New York Strip, Fried Shrimp Dinner, Dolphin Amadine (con una guarnición de almendras), Incrusted Dolphin Dinner, Chicken Français y variedades de cerdo como el Grilled Chops o el Shank Chops (con salsa de romero), y el sándwich de cerdo a la barbacoa.

Chris Hirsh y Casandra Cass son los propietarios del lugar desde que abrieron hace 25 años. Son de Georgia, pero se establecieron en Miami en 1962. A ellos se debe también la decoración del lugar. Mientras conversan, muestran algunas fotos que quedan por colocar: de su casa en los Everglades, excursiones en su airboat y reuniones familiares con Guy Fieri, el propietario de varios restaurantes en California y conductor de programas televisivos en Food Network.

El salón principal tiene un pequeño escenario casi junto a la puerta. Si entra en el momento en que estén interpretando alguna pieza de heavy metal, la música le va a llegar de tan cerca que sentirá que le pueden saltar los tímpanos. No lo dice en ningún cartel, pero entre con cuidado. Tiene un decorado que recuerda en algo al de un Hard Rock Café, pero con una barra doble y un bar para profesionales. Ideal para filmar un remake de Days of Wine and Roses (sin Jack Lemmon ni Lee Remick, claro), o una cuarta parte de The Hangover, depende del lado del que se mire la vida.

En el segundo salón, más amplio, han hecho espacio para dos mesas de billar y una barra más pequeña. Está decorado con peces y una cabeza de venado disecados, dibujos de barcos a vela y hojas originales de los mapas REDI, los planos aéreos de Miami con los que se trabajaba antes de inventarse la aplicación Google Maps. Son piezas casi de museo conseguidas por Chris a muy bajo precio. “Las encontré en un basurero”, asegura.

¿Cuál es el secreto de este lugar que lleva tantos años sin cerrar ni cambiar de nombre? “ This is our life [Esta es nuestra vida]”, dicen orgullosos Chris y Cassandra, que además de propietarios, viven sintiéndose mitad bohemios y mitad artistas. Siguen al pie de la letra aquello de que “si quieres que las cosas salgan bien, hazlas tú mismo”. Será por la música, por el ambiente, por los amigos o por el negocio, pero no dejan de ir al lugar ni un solo fin de semana.

Scully’s Tavern, 9809 SW 72 St., (305) 271-7404. www.scullystavern.com scullytavern@bellsouth.net

Speak Up!

ThemeKey Debug Messages
Current theme: miamiv5
No match: "system:host = m.miami.com >>> miamibootstrap"
Using default theme.
These are the current values of all available ThemeKey Properties. By clicking the value you can start creating a corresponding Theme Switching Rule.