Vida nocturna: The Flat Lounge

 

Sublime diversión

53ah2.St_.84.jpeg

SERGIO LEÓN

La apertura de The Flat Lounge en South Pointe, el extremo sur de South Beach, se suma a la lista de tantos lugares atractivos entre edificios boutique que hacen alarde del virtuosismo de arquitectos reconocidos y restaurantes gourmet, que obviamente distinguen a la zona en el contexto de La Playa.

Esta nueva adición a la vida nocturna se ha armado de un lujoso piano para descargas en vivo y una selección especial de música suave a un volumen propicio para disfrutarse, con la intención de que el lugar se convierta en destino de preferencia para toda una noche. También aspira a ser el sitio para el aperitivo, para tomar unas copas y degustar un bocadillo de “cocina de autor” antes de cenar; el lugar donde despunta la noche antes de llegar a una discoteca y también la parada para tomar un cordial después de cenar, cuando aun se siente que la velada no está completa.

La ambientación, sofisticada en la medida precisa y al mismo tiempo con toques bohemios, propicia un nicho ideal para las personas sociables que prefieren un sitio relajado donde practicar el arte de conversar a sus anchas, seducir o cortejar a alguien a media luz, entre sombras, aromas y arreglos florales. El bar, en mármol de Carrara negro y adornado con una exquisita y variada selección de licores y champañas de lujo, es uno de los puntos focales del lounge. Este se siente como la sala de una casa en la que todos los invitados gozan del mejor asiento como privilegiados espectadores de los malabarismos que ejecutan Egor Polonskiy, experto en coctelería, y su discípulo, Keagan Brosterhous, al preparar cualquier selección de la carta.

Más de 40 bebidas exóticas, elaboradas con hierbas frescas, frutas y jugos de temporada, siropes de la casa y especias afrodisíacas –sello distintivo del lounge– como el Siberian Cup (Beluga Noble Vodka aromatizado con pepinos, pulpa de fresas frescas, hierba luisa, miel, mermelada rusa y agua efervescente) o el Madame de Pompadour (Maestro Dobel Tequila, miel, piña fresca, salvia, angostura, Peychaud, coronado con especias) son uno de los atractivos más contundentes del lounge.

Acertado es también crear un bar especializado en cocteles de recetas exclusivas que no solo estimula la mente sino también el apetito. Este ofrece una carta de 12 diminutos platillos ligeros –dulces y salados–, servidos al estilo europeo; verrines creados por el maestro de cocina Giuseppe Galazzi usando su conocimiento de cocina internacional y algunas recetas favoritas de la ciudad, que combinan bien con las copas de la casa.

A cargo de que la vibra esté siempre en su punto está el DJ JP Rigaud, quien como director musical anima las horas tempranas de la soirée, un happy hour de 7 a 9 p.m. con especiales de vinos de la casa, cervezas y cocteles, acompañados sonoramente con números de chill out, bossa nova, nuevo jazz, deep indie y otros géneros internacionales hasta las 10 p.m., hora en que uno de los pinchadiscos residentes de turno esa noche se posiciona para la segunda tanda.

“Inspira ver como la cultura de la coctelería ha resurgido en la sociedad de hoy”, comenta Cedric Adegnika, uno de los dueños. “Mi socia Barbara Zuccarelli y un servidor nos planteamos crear un lugar que lo tuviese todo, donde las copas extraordinarias, el ambiente y la música ecléctica seduzcan a la gente para quedarse, para lo que viene después o para el final de la noche.”

El lounge cumple con lo planteado: piano-bar reservado y exclusivo, y rincón encantado para una experiencia nocturna completa, ya sea larga o efímera, pero de cualquier manera sublime.

Speak Up!