Un escape a Ybor City

 

La historia de Ybor City flota entre nubes de tabaco. Fue la industria tabacalera la que puso en el mapa a esta apacible ciudad de la Florida, hace más de un siglo.

Ybor-City.jpg

Eduardo Serrera

Agenda del andarín: La historia de Ybor City flota entre nubes de tabaco. Fue la industria tabacalera la que puso en el mapa a esta apacible ciudad de la Florida, hace más de un siglo. En sus fábricas de ladrillos rojos surgió una economía tan despampanante que en 1893 llegó a producir 88 millones de puros al año.

En aquel entonces habían emigrado allí muchos italianos, cubanos y españoles, principalmente de Asturias, que pusieron en marcha una producción tabacalera que fue reconocida en el mundo entero.

Ybor City creció y prosperó hasta la Gran Depresión, cuando una reducción aguda en la demanda mundial de puros finos comenzó un descenso lento.

Hacia finales de la II Guerra Mundial, una corriente constante de residentes dejaba el vecindario en decadencia. Este proceso se aceleró entre la décadas de 1950 y 1960, cuando el programa federal de Renovación Urbana (Urban Renewal) y la construcción de la Interestatal 4 tuvieron como resultado la destrucción de muchos edificios en el área, la mayor parte eran

viviendas.

Casi en total abandono, el deterioro de Ybor City la fue dejando rezagada en el olvido mientras se esfumaba la prosperidad de la industria tabacalera.

A principios de la década de 1980, el área alrededor de la zona comercial antigua de Ybor City empezó una recuperación lenta; primero como un refugio para artistas y después como un distrito popular que mezclaba historia y vida nocturna. Desde entonces empezó a salir de su letargo y como golpe de gracia vino la corriente mundial de fumar puros que se ha puesto de moda principalmente entre la high class y el mundo de la farándula.

La popularidad de fumar puros regresó asociada a una imagen de solvencia gracias a los elegantes anuncios, a las películas de Hollywood y a las revistas de famosos donde siempre aparece alguien con un puro en algún evento elegante. Incluso mujeres famosas como Madonna, Claudia Schiffer y Victoria Abril fueron de las primeras fotografiadas fumándose un buen puro.

Ybor City se ha beneficiado grandemente de este furor por el tabaco. Numerosas tiendas especializadas en la venta de puros han florecido y en muchas de ellas se puede ver en plena acción a los manufactureros, tal y como lo hacían aquellos pioneros del siglo pasado. Una de ellas es la tienda Tampa Rico Cigar Co., que durante todo el día tiene a los tabaqueros seleccionando y enrollando las mejores hojas con la rapidez habitual de los buenos torcedores. Las hojas de estos puros vienen de Honduras y República Dominicana donde crecen las plantas que nacen de semillas cubanas.

Cada tabaco es una obra maestra y, de hecho, los obreros de este oficio se consideran artesanos.

Para escoger hay muchas variedades, desde el llamado Dulce, preferido de las señoras, hasta el exótico American Eagle, suave y envuelto en una aromática hoja de tabaco de la República de

Camerún.

Aunque no fume, aproveche la visita a Ybor City para darle una probadita a un puro hecho allí mismo. Despreciarlo sería como ir a Francia y no tomarse una copa de vino.

TOME NOTA

Para conocer la apasionante historia de esta industria y ver las fotos de las primeras fábricas de tabaco debe visitarse el Ybor City State Museum, instalado en una antigua panadería donde antes se horneaba el típico pan cubano. Ubicado en el 1818 9 Ave., abierto de 9 a.m. a 5 p.m.

Excursiones a pie por la zona histórica de la ciudad que incluyen visitas a fábricas de tabaco se ofrecen los jueves y sábados a las 10:30 a.m., saliendo desde el primer piso de Ybor Square, en la calle 13 y 8va. avenida.

Para más información sobre las excursiones o sobre Tampa en general, llame al (813) 248-3712.

Speak Up!