Un calendario artístico que refleja sueños

 

Dibujos por niños en Art Nouveau Gallery

852-TVpOz.Sk_.84.jpg

ADRIANA HERRERA | ESPECIAL/EL NUEVO HERALD

En este 2013 en que cumplirá 90 años, el legendario pionero del arte cinético venezolano Carlos Cruz-Diez, quien transformó la percepción del color en el arte, se llevó de Miami un calendario único que lo emocionó profundamente.

Este gran artista, que en su juventud quiso hacer una pintura social, alcanzó la plenitud de su lenguaje cuando descubrió la importancia de la participación de los espectadores en la obra, pero en su larga vida no había tenido una experiencia semejante a la que le proporcionó Love Shape and Colors, como se titula ese calendario con los dibujos que los niños de la Eneida M. Hartner Elementary School realizaron inspirándose principalmente en su obra.

Basta mirar el dibujo de la portada, de Graciela García (tercer grado), quien fusionó formas abstractas coloreadas en rojo, fucsia, amarillo y aguamarina, para entender la dimensión del valioso trabajo formativo de la profesora de arte de la escuela elemental, Rossana Montoya. El calendario fue publicado por Art Nouveau Gallery, como un modo de respaldar la educación artística en el vecindario de Wynwood, donde se encuentra ubicada.

La colaboración entre la escuela y la galería comenzó –según cuenta una de las directoras de Art Nouveau, Georgina Chumaceiro– cuando la maestra Montoya se acercó a la galería especializada en arte geométrico abstracto para que los niños pudieran visitarla periódicamente, y continuar así una serie de actividades culturales que la escuela elemental, dirigida por Derick R. McKoy, ha venido realizando en el vecindario.

Estimulados por la obra de Cruz-Diez, pero también por las imágenes del húngaro Victor Vasarely, pionero del arte óptico y una figura clave en la modernidad latinoamericana, junto con la de otros artistas cinéticos como Jesús Rafael Soto, los niños trabajaron varios meses explorando triángulos, círculos y cuadrados, en conjunción con los colores. Guiados por la maestra Montoya, lograron expresar la cualidad cambiante del color y las posibilidades expresivas del juego de las formas.

La galerista Chumaceiro, quien realizó estudios curatoriales y museísticos dice que descubrió de niña en Venezuela la aventura del arte a través de los concursos de pintura escolar y que fue esta experiencia la que la llevó a apoyar un concurso para seleccionar las obras realizadas por niños de prekinder a quinto de primaria, las cuales conforman el calendario.

Aunque para los pequeños el momento más emocionante ya pasó, pues fue el día en que Art Nouveau Gallery colgó sus cuadros y ellos pudieron ver sus obras expuestas al público y vivir así la experiencia de los artistas, la posibilidad de adquirir el calendario ya sea en la sede de la escuela o de la galería, ofrece una doble emoción al espectador.

Por una parte, descubrirá la frescura y belleza de estos cuadros realizados con sorprendente calidad artística. Por otra, podrá llevar la cuenta de los días con el agrado de saber que al comprar ese calendario está contribuyendo al programa de artes de la escuela, que recibe todos los fondos.

Según explica Chumaceiro, hay 26 niños cuyos padres son adultos sin techo y por lo tanto es difícil que puedan tener acceso a materiales de arte. Por ello se explica aún más la fascinación del maestro Cruz-Diez, quien siempre quiso explorar las posibilidades de transformación social que ofrece el arte y encontró en este calendario una prolongación inesperada de su obra, que en cierto modo refleja sus propios sueños.

Además, el calendario incluye pequeños poemas escritos por los niños en el mismo tiempo en que pintaban los temas escogidos para los 12 meses. Algunos hablan de estrellas, otros de triángulos, y todos pueden iluminar una sonrisa.

Speak Up!