Town Kitchen & Bar

 

medio de un ambiente familiar, las noches en Town se han convertido en unas de las favoritas de la zona.

Town Kitchen & Bar
Diana Alvarez. Foto: Alvaro Santistevan.
 

Por Sandra Palacios

Town Kitchen & Bar es uno de esos sitios agradables de los que nos convertimos en clientes fijos: y es que sin filas a la entrada, sin cover y en medio de una atmósfera descomplicada, los amantes de la vida nocturna de South Miami le dicen sí a las noches de buena música, tentadora cocina, provocativos tragos y amable servicio.

En una ciudad repleta de bares donde hay que ponerse coderas, rodilleras y casco para pelear por un trago, es un alivio encontrar algunos pocos donde los clientes pueden calmar su sed sin necesidad de armar toda una estrategia de guerra: Town Kitchen & Bar es uno de ellos, en donde además el bartender le agrega una sonrisa.

En medio de un ambiente familiar, las noches en Town se han convertido en unas de las favoritas de la zona. Su decoración minimalista no pretende ser el centro de atracción, pero aporta a la energía del lugar con lámparas modernas pendiendo del techo, velitas en las paredes iluminando algunas fotos familiares en blanco y negro, y cómodos muebles tapizados de blanco.

Su cocina, especializada en la mesa americana, es una buena excusa para llegar tempranito a cenar, y luego seguir la rumba. Su chef Michael Altman ofrece, además del menú regular, un bar menu para acompañar la noche, con delicias como los Kobe Beef Sliders, la tabla de quesos o los Town Calamari.

Luego, el plan es ya sea quedarse en la mesa saboreando un buen trago, o tomárselo en la barra o en una de las mesas de afuera, desde donde se puede disfrutar de toda la energía de esta candente zona de la ciudad. Es así como --sin gastarse toda la quincena-- se puede disfrutar de una gran variedad de cocteles, shots, vinos y cervezas, a un precio razonable: martinis ($13), caipirinhas ($12), cervezas ($5-$7) y vino by the glass ($8-$15).

Las estrellas del bar, que se lucen detrás de una imponente barra de mármol, son los bartenders, quienes tienen cada uno su propio signature cocktail; es así como Samara ofrece su refrescante creación, Samara's Summer Citrus, con clementine vodka y jugos de naranja, toronja y arándano; en tanto que el ''Flaco'' le recomienda a los clientes su famoso Flaco's Espressotini, mezclado con vodka, Kahlua y un shot de espresso con azúcar; y Liz se luce con su Banana Blossom, mezcla de Stoli de vainilla, Frangelico, licor de banana y jugo de piña.

Mientras tanto, el DJ Wasabi, sin necesidad de tarimas o balcón, se confunde con el público para animar la noche, con mezclas que van desde house, minimal y chill out, hasta clásicos ochenteros y rock. Los más animados se paran de las sillas para bailar hasta la medianoche, cuando se recogen los manteles y se apagan las velas.

A las 9 p.m. la temperatura del lugar está arriba y aunque se ve lleno desde afuera, no hay de qué preocuparse, pues hay mesas y sillas suficientes para todos.

El local ofrece también un salón privado especial para celebraciones como cumpleaños, con capacidad para casi 50 personas.

El Happy Hour, uno de los favoritos de los vecinos de la zona, ofrece tragos a mitad de precio, de lunes a sábado (un punto a favor teniendo en cuenta que la mayoría de los locales lo ofrecen sólo entre semana), de 4:30 a 6:30 p.m. Los jueves es Ladies Night, con champán de cortesía hasta las 7 p.m.

Speak Up!