Tiky Tiky

 

Una atmósfera bohemia que envuelve las noches de la ciudad...

tiky.jpg
Juan Gónzalez, Lissette Miranda, JJ Rodríguez y Tati Cano con ganas de sentir la bohemia de la Cuba de antes en El Tiky Tiky.
 

Al entrar al Tiky Tiky (Flagler y la 67), se respira esa atmósfera bohemia que envuelve las noches de La Habana de mis recuerdos. Es volver a encontrarse con la magia y el talento de José Antonio Méndez, el místico compositor del feeling, o sentir el carisma y la voz de Angelito Díaz, con su memorable Rosa mustia.

Y como la nostalgia tiene antídotos para mitigarla, en El Tiky Tiky cada fin de semana se puede sentir la voz y la personalidad de lo mejor de la música latina de la ciudad. El club del suroeste, sin grandes alardes de lujos, acoge con su calor humano.

Por su escenario han pasado artistas de la talla de Annia Linares, esa mujer toda música y sentimiento que ha hecho decir a mi amigo Peñalver que quien se aprecie de buen rumbero tiene que haber gozado por lo menos una vez en vivo el talento de Annia Linares. Otro grande que ha llenado de sentimiento y profesionalidad las noches bohemias del lugar ha sido Luis Ríos, excelente músico y compositor, autor del antológico tema Qué manera de quererte.. qué manera , que nuestra Albita Rodríguez ha hecho eterno. También ha contado con la actuación de esa leyenda viviente del piano que es Pipo López, con sus amigos cantantes Osvaldo Santos, Many Rodríguez y Héctor de los Reyes, en un show único donde el bolero y la canción se dan la mano.

Para aquéllos que vienen con sed etílica, hay una cava con las más importantes marcas de vinos de España, Chile y Argentina, y de lunes a jueves hay un especial de cerveza a $3. En el menú encuentras masas de puerco, pollo, tamal en hojas, escabeche de serrucho macerado en vinagre por 21 días y marcado en su envase la fecha de su elaboración.
Aunque es un lugar para la descarga, la música no sólo llega por los oídos sino también por los pies, bajo la capitanía del siempre profesional DJ Ronny, quien mezcla merengues con houses, salsa con bachata, rock con rumba, y que con su voz aguardentosa invita a mover el esqueleto hasta que salga el sol.

Los jueves, a la 7 p.m., es La hora del café erótico, que no es más que la venta y promoción de un café enriquecido con vitaminas, ginseng y otras hierbas naturales, que --según nos dicen-- tiene efectos energéticos y afrodisíacos debido a que produce un aumento del oxígeno en la sangre.

``La primera vez vine con mi esposo, me sentí tan bien que no descansé hasta traer al resto de mi familia y amigos mas íntimos, porque siempre la pasamos bien chévere'', relata Annett García, una empresaria cubanoamericana.

El Tiky Tiky se alza como un santuario contra la nostalgia, un oasis para la rumba donde confluyen cubanos y latinoamericanos, donde se bebe la cerveza mas fría de la ciudad y además puedes comer el más auténtico de los escabeches. Allí sueñas y vives, y bajo la complicidad de la música y el vino, puedes confesar un pecado nuevo o seguir prometiendo amor eterno. •

Speak Up!