The White Room

 

Este glamoroso, florido y moderno club-bar ubicado al norte del downtown de Miami te invita a pasar una noche de rumba.

White Room
Logan Perez Gurri y Staphany en The White Room Club. Foto: Cintia Saul.
 

Por Mauricio Bayona

No es raro encontrar en Miami esa particular costumbre europea de irse de '''copas'' de bar en bar. Una copa aquí, otra allá, una más por acá, nunca más de dos vinos en el mismo sitio. Los europeos y, en particular los españoles, no son amantes de un solo lugar para una noche entera, más si se trata de la de un viernes o un sábado.

Pero hay excepciones, y las hay, por ejemplo, en muchos de los españoles que viven y aman las dinámicas noches de Miami los fines de semana. Y esa excepción se llama The White Room, un glamoroso, florido y moderno club-bar ubicado al norte del downtown de Miami y en el que según Paco, un español de acento más marcado que el de Miguel Bosé, ``si uno aterriza aquí es para quedarse toda la noche, hasta que amanezca''.

Paco está en lo cierto. White Room es un club diseñado y pensado para llegar y no querer irse sino hasta que el sol dé sus primeros avisos. Allí los nómadas de la noche dejan de serlo. Es decir, a los que les gusta deambular de allí para aquí se quedan en The White Room por tan buenas razones como una música excelente y un ambiente único --que en realidad son tres distintos, por los que uno puede pasear de un lado al otro--, pero sobre todo porque está habitado por la gente más amable y linda de Miami.

Pero tampoco son tres espacios los de The White Room. Son tres mundos. El primero es el espacio principal, en el que una barra larga que parece más bien la vía láctea es uno de los sitios más concurridos y especiales de este lugar. Allí pasa de todo. Presentaciones en vivo, baile, miradas de un lado para el otro, rumba, mucha rumba, de ésas de codo contra codo.

El otro es el jardín abierto, un ambiente tan distinto al anterior y con la ventaja de contar no solo con compañía de la brisa nocturna que atraviesa la ciudad, sino con la comodidad de una especie de cabañas que sirven para gastar la noche en pareja oyendo una música que siempre está de moda o siempre impacta o con muchos amigos hablando al ritmo de unos tragos.

El tercer espacio es otro mundo muy distinto. Para empezar, no es blanco, es rojo. También tiene una barra quizás no tan grande como la del espacio principal, pero sí más íntima. Es un ambiente pensado para conversaciones en voz baja, sin prisa, o para largas discusiones de amor, de ésas en la que todos ganan.

''Es un club fantástico'', dice Marcos Rodríguez. ``Está en el downtown de Miami, lejos de las congestiones de South Beach, generalmente no hay cover hasta antes de las 12 de la noche, hay buenos tragos y a muy buen precio, muy buena música y la gente es maravillosa. ¿Qué más se puede pedir de un lugar?''

The White Room es un club con unas características únicas e impactantes. No es un lugar común ni tampoco parecido a los muchos que hay en Miami. Está muy bien diseñado, pero sobre todo está en la onda perfecta de lo que quiere la gente cuando de rumbear se trata. Por eso Paco dice bien lo que dice: ''Cuando vengo aquí, aquí me quedo, tío''. Y Paco tiene toda la razón, porque The White Room no es para parte de una noche o para un rato. Es para quedarse hasta el amanecer, de eso no hay duda.

Speak Up!

ThemeKey Debug Messages
Current theme: miamiv5
Using default theme.
These are the current values of all available ThemeKey Properties. By clicking the value you can start creating a corresponding Theme Switching Rule.