The Pawn Shop

 

La antigua casa de empeño en la segunda avenida y la 13 calle del Noroeste es uno de los clubs más diversos en Miami.

The Pawn Shop
Foto: Pedro Portal
 

Por Lena Hansen

Más que polvorientas reliquias familiares y anillos de matrimonios rotos, en The Pawn Shop del downtown se empeñan fetiches y quimeras. Aunque aún preserva su fachada amarilla con letreros que anuncian la compra de joyas y diamantes, la antigua casa de empeño en la segunda avenida y la 13 calle del Noroeste es uno de los clubs más diversos en Miami.

La warholiana decoración del local, con sofás vintage, lámparas antiguas de las que cuelgan etiquetas amarillas con precios insólitos y gigantescas pantallas de plasma que trasmiten dibujos animados como Striperella (con la voz de Pamela Anderson), es una fascinante fusión de lo nuevo y lo viejo, lo imaginario y lo real.

Fantasías frustradas de la adolescencia, como besar al(la) chico(a) que te gusta dentro del autobús escolar, fumar libremente dentro de un avión o tomarse fotos atrevidas en una cabina de fotos instantáneas no son tabúes en este liberal club, que integra la plasticidad de South Beach con la decoración más subterránea y punk de Nueva York.

Cada sección del club tiene sus personajes. Una aereomoza transita el ala del avión, advirtiéndole a los "pasajeros" que se abrochen el cinturón, mientras una porrista practica su rutina cerca del autobús escolar. Estos histriones disfrazados, maestros del roleplay, se confunden con sus excéntricos visitantes, que lo mismo pueden vestir una boa de plumas moradas, a lo Elton John, que un sombrero playero a lo J.Lo.

Dependiendo de la noche en que vaya, su formato incluye oldies, rock, sexy R&B o hip hop de la vieja escuela. No en vano ha sido frecuentado por celebridades como Paulina Rubio, Matt Damon y Puff Daddy, no para empeñar su bling bling, sino para experimentar una alternativa de vida nocturna radicalmente inusual.

Speak Up!