The Forge Restaurant & Wine Bar

 

El renacimiento de The Forge llega con modernas máquinas dispensadoras de vino, precios económicos y una decoración moderna y ostentosa.

forge_2.jpg

Sara Liss

Los detalles: Al ingresar al recientemente modernizado Forge en Miami Beach uno no puede evitar pensar que la crisis financiera del año fue tan mala después de todo. Al menos le dio a su propietario, Shareef Malnik, la oportunidad de cerrar y renovar este elegante icono imán de celebridades.

Malnik invirtió $10 millones en la remodelación que duró aproximadamente 1 año, reemplazando la ostentosa decoración gótica por un extravagante escape como salido de cuento de hadas donde las cadenas de burbujas enmarcan una plataforma elevada y un masivo bloque de madera de Indonesia sirve de mesa en una salón comedor privado encerrado en paredes de vidrio. La biblioteca permanece en el local –decorado con muebles moderno-neo victorianos, y la bodega de vinos también se ha conservado intacta ostentando la colección privada de su propietario junto a una gran mesa que forma parte del comedor privado.

El programa de vino es interactivo con la adición de un moderno sistema Enomatic con 80 botellas disponibles en auto-servicio de 1.5, 3 y 5 onzas (algunas con precios tan bajos como $6). Compre una carta de vino (15 mínimo) y recorra el bar y el salón comedor creando su propia travesía de degustación de diferentes dispensadores de vinos.

El ambiente: El lugar aún desea satisfacer tu Trump interno, engriéndote y haciéndote sentir un tanto comelón aunque a un presupuesto menor. Observar a las personas sigue siendo el pasatiempo preferido de este lugar: sentado en el bar uno puede ver a los bien acicalados asistentes, algunos de ellos importantes otros…bueno…todos son considerados VIP en esta ciudad.

La comida: Cocina Americana. El chef Dewey Losaos (North One 10) cruza con destreza la línea entre la decadencia predilecta –abundante langosta, grandes cortes de carne primera curada- y un estilo creativo. El antiguo menú, barroco y con estilo asador, ha sido realzado con 65 selecciones con detalles elegantes y frescos y de la estación gracias a los proveedores locales (tocino Niman Ranch, hongos ostra de Paradise Farm)

Los clásicos de The Forge como la ‘chopped salad’, el “Super Steak” de 16 onzas y los soufflés (en chocolate, Grand Marnier, marmoleado, avellanas-bourbon, manzana-canela, s’mores y pistacho) han cobrado vida en la carta. Con entradas y snacks a $8-$15, platos platos de fondo a $19-$52 y guarniciones a $8, tu bolsillo no sufrirán un colapso económico.

Empieza en la sección “Savory Snacks” con unas costillas de cordero glaseadas en Granada y croquetas de salmón crujientes servidas en salsa de guayaba picante. Mucho se ha dicho del sándwich lobster “peanut butter and jelly” (mantequilla de maní y jalea), pero quedamos más impresionados con los platos más sencillos de LoSasso.

La canasta de pan de cortesía viene llena de focaccia de cebollas acarameladas, pan de nuez de macadamia y pan con canela y pasas con mantequilla miel. Pastas como el spaguetti con col rizada condimentada y huevo escalfado o el risotto a los tres champiñones con aceite de trufa blanca son lo suficientemente ligeros como para degustar como guarniciones. Los platos de fondo incluyen incluye el pargo al vapor “en bolsa” con salsa de pimiento rojo asado y tomate ahumado y la “Burger and Bordeaux”, una contundente hamburguesa de res a la parrilla servida con costillitas estofadas y jalea de langosta y servidas con papas fritas trufadas, ketchup de Granada y un pequeño cáliz de vino rojo.

Los postres son una cortesía de Malka Espineal, el ingenioso pastelero de Johnny Vs de Fort Lauderdale. Su lista incluye sundae de pie de manzana con manzanas acarameladas, nueces tostadas y helado de mantequilla marrón servido en capas en una copa de vidrio acompañado de una capa de butterscotch y chocolate blanco. También están los ‘fluffernutters’ de plátano  - mini sándwiches de pan de plátano rellenos con malvaviscos caseros y mantequilla de maní, acompañado de batido de malta.

Veredicto: El renacimiento de The Forge llega con modernas máquinas dispensadoras de vino, precios económicos y una decoración moderna y ostentosa.

Speak Up!