Temporada de Florida Grand Opera

 

La primera de la nueva presidenta Susan Danis

79-m8wBv.Sk_.84.jpg

SEBASTIAN SPRENG | sebastianspreng@gmail.com

No bromeaba Susan Danis cuando afirmó que “Esta temporada de la Florida Grand Opera es una de transición”. Cumple su promesa la flamante directora de la FGO con el anuncio de una temporada lírica 2013-14 que suscitará más de una polémica y la segura adhesión de importantes sectores del público que esperan ansiosos la renovación de la compañía.

Los primeros datos en calidad de primicia son la apertura de la temporada en Fort Lauderdale con una ópera cumbre de la lírica americana en calidad de estreno para el sur de la nación: El luto le sienta a Electra de Marvin Levy. Merecido tributo al octogenario compositor que vive en Fort Lauderdale y cuya ópera basada en la pieza teatral homónima de Eugene O’Neil en 1967 consagró en América a Evelyn Lear. Basada en la tragedia de Sófocles, transplanta el mito de Electra a la Guerra Civil americana donde Lear encarnó a Lavinia (Electra) enfrentada a su madre Christine (Clitemnestra) aguardando el matricidio por su hermano Orin (Orestes). En su estreno metropolitano de 1967, nada menos que Michael Cacoyannis (Zorba el griego) fue su director de escena junto a Zubin Mehta en el podio orquestal. Tampoco quedó atrás la versión fílmica de la pieza teatral con el enfrentamiento de Rosalind Russell y Katina Paxinou, la legendaria trágica griega. Una de las mayores incógnitas es quienes se harán cargo de rivalizar con esos fantasmas del pasado en la nueva producción de la FGO.

En celebración del bicentenario de Verdi y Wagner, la FGO rendirá homenaje a los dos referenciales compositores del género operístico. Obra consagratoria del joven Verdi y pieza fundamental del catálogo verdiano, la temprana Nabucco es el símbolo del exilio frente a la opresión babilónica y preludio a la fastuosidad escénica y coral de Aída. En ajustada sintonía con el bicentenario, vale recordar que el coro de los esclavos hebreos “Va pensiero…” fue el que espontáneamente cantó el pueblo italiano durante las exequias fúnebres del compositor convirtiéndose en el himno emblemático de Italia y de la libertad de los pueblos oprimidos.

Desde el otro lado de los Alpes, Wagner estará presente con el tardío estreno floridano de Tristan e Isolda, el drama musical que cambió la historia de la ópera y quizás de la música universal con la introducción del “acorde Tristan”, punto de partida de la música moderna. El mito celta de los amantes fue vehí***** de la pasión del compositor por Matilde Wesendonck (esposa de su mecenas) que transformó la leyenda en el máximo canto de amor interrumpido de la lírica cuyo desenlace es la “muerte de amor”.

Otra pasión, más familiar y más sangrienta, concluirá la temporada: la temperamental Tosca de Puccini que volverá a arrojarse al vacío desde el Castel St. Angelo cuando la diva romana comprenda que su amado Mario ha sido fusilado de verdad.

Una temporada que promete un giro interesante al repertorio de la FGO, combinando clásicos de presencia indispensable para el público local con la tradición y la modernidad. Sólo falta comprometer grandes cantantes capaces de asumir los roles mencionados en la Electra de Levy sin olvidar la Abigail de Nabucco, el trío protagónico de Tosca y los gigantes vocales capaces de encarnar a Tristan e Isolda.

Un voto de confianza y todo el apoyo necesario al proyecto de la directora general Susan Danis y su director musical Ramón Tebar y un anticipado y merecido ¡Bravo!

Speak Up!