Taverna Opa South Beach

 

Ni los comensales se molestan ni los camareros se vuelven locos: en Taverna Opa está permitido bailar.

Taverna Opa
Foto: Tim Chapman
 

Por José Evora

Ni los comensales se extremaron ni los camareros se volvieron locos: en Taverna Opa está permitido bailar encima de la mesa. No es que se tolere: es que se propicia.

Las primeras en subir a eso de las 8 de la noche son las belly dancers. Desde la calle puede vérselas a través de los cristales, razón de más para entrar a este sitio que despunta en el principio mismo de la acera oeste de Ocean Drive, en Miami Beach. Hay 25 camareros moviéndose en todas direcciones con los platos cargados de dolmadakia, spanakopita, marouli y melitzanosalata; mousakas y baklavas.

Pero tampoco es que Taverna Opa sea tan griega como la pintan. El DJ Niko empieza con música griega y termina con Celia Cruz. Típico South Beach: la idea del rincón exótico aplatanado a la gozadera tropical, con toques de cualquier música con tal de que sea bien animada y derroche alegría. Igual los asistentes bailan sobre la mesa una pieza folclórica de la cuna de la civilización que una rumba o una salsa. Todo sea para soltar las amarras y hacerse un buen despojo de stress.

"En una discoteca tienes que esperar que te saquen a bailar; aquí te paras sola arriba de una mesa y bailas", dice Karina Seminario, cuya amiga Mirele Ezeta escogió Taverna Opa para hacer su despedida de soltera. "En Hollywood hay otra igual, y la música está tan buena que pedir comida es un desperdicio".

El mánager, Chris Sklavenitis, confirma que en 410 N. Ocean Blvd, en Hollywood, y en 3051 NE 32 Ave., de Ft. Lauderdale, hay otras dos Tavernas Opa.

Pasada la medianoche, Sklavenitis le indica al DJ que ya es hora. Me pregunto para qué, y no pasa mucho antes de que tenga la respuesta. El mánager sube con varios de sus empleados a una de las mesas y, enlazados hombro con hombro, bailan un número tradicional griego mientras otro camarero rompe y va dejando caer al suelo un puñado de platos con un estruendo que provoca gritos de euforia. Ahora me explico por qué la gente aplaudía y vitoreaba cada vez que se rompía una copa.

Todo esto ocurre en el salón principal de Taverna Opa, con aire acondicionado, pero al fondo hay otro lleno de ventiladores de techo donde se puede fumar. A un costado del primero está la cocina, y en el segundo el bar, sobre el cual pueden leerse enormes carteles anunciando los tragos. Al lado de Opa Bomba Martini dice "Ketel One Splash, Dry Vermouth, Olives and a Twist" o, lo que es lo mismo, un chorrito del vodka Ketel One, vermouth seco, aceitunas y un rizo de limón. Y el Zorbatini dice: "Ouzo, Triple Sec, Lemonade". Más claro ni el agua. A quien pida la cerveza de la casa le sirven Athenian, "The Greek Lager Beer".

Descubra los vinos de Grecia, dice la carta, y entre otros presenta el Boutari (vaso: $3.75; botella: $18); el Kretikos ($4.75; $24), "remedio de Hipócrates para curar el cuerpo"; el Moshofilero ($5.75; $28), "que inflamó los celos de Hera con Zeus", y el Kallisti ($31), "el néctar con que Zeus seducía a las doncellas".

El suelo está lleno de servilletas, que los propios camareros se encargan de lanzar al aire de vez en cuando. Cuando la gente se da cuenta de que la gracia forma parte del protocolo, empiezan a tirarlas también, hasta que se va formando una especie de alfombra. El fotógrafo Pedro Portal le pregunta a Sklavenitis si no es ésta la manera de sustituir los platos rotos por algo menos peligroso, y el mánager responde que no; que el asunto de las servilletas sería el equivalente a lo que en su país se hace con las flores.

Las noches de viernes y sábados Taverna Opa suele estar abierta hasta las 5 de la mañana. A esa hora hay quienes todavía no quieren irse. La contribución de Ocean Drive a la cultura clásica será comprobar que en el Olimpo también se baila sobre las mesas.

Speak Up!

ThemeKey Debug Messages
Current theme: miamiv5
Using default theme.
These are the current values of all available ThemeKey Properties. By clicking the value you can start creating a corresponding Theme Switching Rule.