Spam All Stars

 

Intentar definir el sonido de Spam All Stars es tratar de definir a Miami, a la ciudad que de noche no para de bailar.

alls.jpg

Por Sandra Palacios 

Intentar definir el sonido de Spam All Stars es tratar de definir a Miami, a la ciudad que de noche no para de bailar, que fusiona acentos, que mezcla colores y sabores. Para los que nunca han visto a esta banda local en bares y clubes como Hoy como Ayer, Tobacco Road, Jazid o en Transit Lounge, o para los que quieran tener un buen compilado de su música, llega su más reciente producción, Introducing Spam All Stars.

''Descarga electrónica'' o ''electro charanga'', es como se ha denominado Spam, una deliciosa mezcla de sonidos electrónicos improvisados, con elementos de música latina, funk, hip-hop y una fuerte influencia del son tradicional cubano. La provocativa fusión está liderada por el DJ Le Spam (Andrew Yeomanson), quien se encarga de poner la base de todas las canciones desde sus bandejas, su guitarra y su bajo.

El resto de ingredientes los ponen prestigiosos músicos como Tomás Díaz en los timbales; Aj Hill en las vocales: Mercedes Abal, quien tocaba anteriormente con Albita, en la flauta; Chad Bernstein en el trombón: Adam Zimmon en la guitarra, y el percusionista Lázaro Alfonso en las congas. En los últimos años, Pee Wee Ellis, el ex director musical de James Brown, ha puesto una cuota valiosa en el evolucionado sonido de Spam, con su saxofón.

''Este CD es una recopilación de los últimos tres discos que hemos hecho, incluyendo el que fue nominado al Latin Grammy, Fucata Live!; nuestra música está inspirada en la música descarga de Charlie Palmieri o Cachao, pero con sonidos modernos'', comenta el DJ Le Spam, en entrevista con El Nuevo Herald, en su casa de North Miami Beach.

El disco, además de contagiar con su sonido, salpica de humor con temas como Gallo Pinto, en honor al plato típico nicaragüense, Fiesta de los feos, o Descarga gusano.

''Todo lo que hacemos es una mezcla de improvisación y el sabor que tiene cada uno; yo pongo el ritmo de las canciones, con el bajo y las mezclas electrónicas, y ellos van poniéndole su feeling'' agrega.

Un experimento acertado, que les mereció su primera nominación al Latin Grammy en el 2003, con un disco grabado completamente en vivo.

''Andrew nos lleva el producto a los ensayos y nosotros le vamos aportando poco a poco; es algo que no está planeado, todo es improvisado, como hacían las bandas de jazz de los años 60; aquí nada es premeditado'' anota el timbalero Díaz.

Spam pertenece a una corriente underground de música independiente; un sonido urbano que quizá no martillen las emisoras cada 30 minutos, pero que representa la riqueza cultural de una ciudad a la que le ponen sabor todas las noches.

''Cuando nos nominaron al Latin Grammy nos sorprendió mucho, porque nuestra música no es comercial y nos pusimos muy contentos por el reconocimiento, a pesar de que somos músicos de la calle. Nosotros tratamos de ponerle alegría a las noches de Miami, así que si quieren venir a vernos, les aseguro que van a bajar 10 libras bailando'', afirma Díaz soltando una carcajada.

''Esta es una ciudad llena de talento y todos los que estamos haciendo música en la calle, somos el sonido de Miami'' agrega.

Speak Up!