Segafredo Española Way

 

El sitio es pequeño pero bien situado y acogedor.

spanish pic.jpg
Danay Bonet, Alejandro Frellen, Gloria Ordaz, Anton Fajardo. Foto: Alex Mateo de Acosta
 

Por Sergio León

La histórica callejuela de Española Way fue una de las primeras en tener de todo un poco desde el resurgimiento de Sobe. Recientemente apareció Segafredo Café para agregarle más diversión y otra opción a la zona. En plan de copas y con deseos de compartir, sin tener que hacer arreglos con anticipación o impresionar a alguien en la puerta para conseguir una mesa, el nuevo Segafredo, además de buena música y buena mesa, se presta para palco surrealista de primera plana donde se disfruta el people watch con la misma intensidad que en película surrealista.

El sitio es pequeño pero bien situado y acogedor. Arreglado al estilo ecléctico de los cafés europeos con mesitas, poltronas y sofás de estilo antiguo, tapizados en brocado que armonizan con los accesorios y muebles modernos. Las mesas situadas en el exterior tienen varios propósitos estratégicos: servir de platea para contemplar el show de la avenida con sus coches y su gente de un lado para el otro a cualquier hora; contemplar la puesta del sol mientras se saborea un auténtico expresso italiano o un vino de buena cepa; proporcionar el lugar adecuado para los que, por cualquier razón, ese día, desean ser vistos por alguien en particular, y servir de pista de aterrizaje para quienes gustan hacer su aparición en un superlujoso coche del año --o de colección-- con notable compañía.

La decoración en el interior transporta a los típicos cafés italianos con su barra, banquetas, máquinas de café, sofás acolchonados tapizados en piel roja y... servicios de internet. Las paredes del bar, en mosaicos de cristal rojo brillante, los videos de la barra y la música que suena de manera placentera en la consola del DJ, situada en el centro, a la vista y alcance de todo y de todos, sumado al ejército de camareros y camareras, escogidos como para posar en un magazín, impecablemente uniformados en negro con corbatas rojas, se roban la atención de todos los que pasan por este establecimiento obviamente encantador por todos estos atributos.

''Da gusto venir acá a tomar o comer algo y dejar las horas correr. El ambiente es muy relajado y placentero y a Española Way le viene muy bien un café cool como éste, donde siempre se pasa un rato chévere, con buenos cocteles, algo ligero pero rico para picar y sin tanto esfuerzo para entrar'', dice Lili Rombaldi, una joven residente de la zona.

Pero Segafredo se especializa no sólo en cafés y cocteles sino también en seleccionar el mejor house y el chill europeo contagioso más suave o más fuerte, según la ocasión. La música es buena a toda hora pero, en particular, los viernes, sábados y domingos los pinchadiscos Stefano Ravasini --importado de Italia para evitar anacronismos-- y sus invitados, los famosos DJ de Miami Justin She-ppard y Danny Stern, entre otros, suben la energía a niveles que superan los de un shot concentrado de cafeína.

Los asiduos del lugar ya saben que cualquier día, hora y ocasión son perfectos para tomar asiento en este escenario abierto y disfrutar del pintoresco desfile de hermosas mujeres y apuestos hombres de todas partes, de cuerpos esculturales y ligeros de ropa caminando por el callejón, o llevando lo último en la moda de temporada, a todo dar y en vivo y en directo según la hora del día. También es ideal para picar un sabroso pa-nini, alguna ensalada deliciosa o algo más suculento entre los apetecibles platos fuertes como el risotto y el atún tártaro. Para cerrar siguiendo la tradición, un tiramisú y una buena taza de café Zanetti expresso, como lo hacen los italianos.

Alejandro Ferllen, uno de los dueños, afirma que él y sus socios están muy felices por ''el honor'' de poder abrir otro Segafredo en la ciudad de Miami Beach. ''Estamos ansiosos de poder ofrecerle a la gente de Sobe nuestros deliciosos platillos y bebidas acompañados del servicio estelar que nos caracteriza'', agrega. Y para mantener firme esa promesa, todos los días hacen una divertida fiesta de Happy Hour de 4 a 6 p.m., y una noche hacen, de 7 p.m. a 3 a.m., Modamare, una soirée inspirada en la moda y la naturaleza, con Stefano en la consola y todos los cocteles a $6.

Los Segafredo Zanetti Espresso Cafés son una franquicia con más de 570 establecimientos en todo el mundo. Alejandro y el VE Group son los dueños del Segafredo que abrió en Brickell hace un año y del que recientemente se inauguró en Bal Harbour, aunque no emparentados con el primero y legendario de Lincoln Road. Todos tienen en común cultivar la tradición y proporcionar una experiencia agradable que refleje el estilo de vida alegre de la ciudad, también característico de los cafés italianos.

Trasladados a nuestra realidad multicultural, este magnífico bar y café proporciona lo que en otros tiempos hiciera Babel, sin los malentendidos del pasado: un espacio donde gente de todo el mundo se junta a disfrutar de la vida y charlar en lenguas diferentes.

Speak Up!