Sabores: una cocina de amor

 

El restaurante Aijó del Jade en Brickell deleita con su propuesta de cocina fusión japonesa con elementos de la gastronomía del mundo.

Rene Boy del restaurante Aijó en Brickell. Héctor Gabino / El Nuevo Herald
Rene Boy del restaurante Aijó en Brickell. Héctor Gabino / El Nuevo Herald
 

Por Sandra Palacios l @sandrapalaciosg

En el restaurante Aijó, la cocina japonesa va mucho más allá del sushi y es tan versátil que se puede fusionar con otras tradiciones y sabores.

Ubicado en el edificio Jade de Brickell, Aijó ofrece una propuesta única que rinde homenaje a la gastronomía de Japón con una versión propia que incluye ingredientes de las cocinas latina, la estadounidense y europea.

Su nombre significa amor o afecto en japonés, y es de esa forma que su propietario, un abogado venezolano amante del buen comer, desea que entiendan la cocina de su restaurante.

“Soy abogado hace más de 23 años, pero la comida, especialmente la japonesa, siempre ha sido mi gran pasión” explica René Buroz en una entrevista con El Nuevo Herald, mientras se fotografiaban algunos de sus platos más vendidos, entre ellos el René Boy, una esfera de arroz crocante envuelta en salmón, bautizada en honor a su hijo. “El amor a mis hijos –que me impulsó a llamar así el restaurante– y la gastronomía son las dos cosas que me mueven”..

“Cuando decidí arrancar con el negocio de los restaurantes quise hacerlo bien, y fue por eso que emprendí un viaje culinario a Japón en donde me sumergí en su infinidad de formas de cocinar, y aprendí técnicas para sacar el mayor provecho a sus ingredientes”, agrega. “Allí hice, entre otros, un curso para aprender a elegir y manipular correctamente la carne kobe, técnica que ahora aplico en mi restaurante”.

Fue en Japón donde Buroz aprendió que la mejor carne kobe es la de grado 5, el tipo de carne de la raza wagyu con máximo grado de marmolado o distribución de grasa entre las fibras musculares de la res. Esa es la carne que ofrece Aijó en sus platos.

Durante ese viaje, René ideó también algunos de los platos tradicionales japoneses, mezclados con sabores de sus propias tradiciones o recuerdos de otros viajes que ha hecho por todo el mundo. Es así como nacieron platos como el Plantain Roll –uno de los más pedidos–, un rollo que en vez de llevar arroz, está preparado con aguacate, salmón, queso crema y va envuelto en plátano maduro.

El chef Xavier Arroyo y el sushi chef Jorge Olmos, son los encargados de despachar a diario los platos de este diverso menú. El “amor” de Aijó ha atraído a vecinos del área y hasta celebridades tentadas por la carta y por un muro del comedor en el que algunos visitantes han dejado su foto y su firma, incluyendo al tenista Andy Murray, el presentador hispano Raúl de Molina, los actores Jencarlos Canela y Gaby Espino, y hasta el beisbolista Edgar Rentería.

AIJÓ KANI

INGREDIENTES: 6 cdas. de mantequilla de almendras. 1/2 oz. de puerros 1 pata de cangrejo de Alaska grande 1/4 de oz. de aceite de trufas flores comestibles

PREPARACIÓN: Corte por la mitad la pata del cangrejo y sepárela del capaeazón. Retire los cartílagos de la carne. Selle con 1 oz. de mantequilla. Bañe el cangrejo con el aceite de trufas, mientras se sella. Coloque la carne dentro del caparazón. Por separado, emulsione 2 ozs. de mantequilla de almendras a fuego lento y vierta sobre el cangrejo al momento de servir. Corte el puerro o puerro en julianas y fríalo, para servirlo sobre el plato como una cama para poner encima el cangrejo. Decore con una flor comestible.

Lea la nota completa en www.elnuevoherald.com 

 

Speak Up!