`Súplica, préstamo y robo': todo por el arte

 

El problema de la originalidad es una de las más antiguas querellas que distinguen al mundo artístico.

supl;ic.jpg
'Stake: Art is Food for Thought and Food Costs Money', 1985. De John Baldessari. Cortesía Rubell Family Collection
 

El problema de la originalidad es una de las más antiguas querellas que distinguen al mundo artístico. Asociada a la idea de genio, la noción de originalidad aparece desde el Renacimiento, es desarrollada por Kant en La crítica del juicio y más tarde es retomada por el Romanticismo en su afán de sublimación del artista.

Para Kant, quedaba clara una polaridad esencial. De un lado, la figura del genio, cuyo talento especial --léase originalidad-- dictaminaba las reglas específicas que regían el mundo del arte; del otro, el espíritu de imitación. La originalidad queda entonces relacionada a lo nuevo y lo innovador mientras que la imitación implica la aceptación y subordinación a patrones y reglas pre-existentes.

Sin embargo, desde la aparición de las vanguardias artísticas y en específico de tendencias como el Dadaísmo y el Surrealismo, el principio de originalidad como criterio de valoración artística entró en franca decadencia. Más tarde, el Postmodernismo con toda su retórica de pastiche, abría un vasto camino a la cita y la apropiación como exploraciones válidas. Movimientos como Fluxus, minimalismo, conceptualismo, arte efímero, entre otros procuran desarticular la noción de originalidad y dirigir el diálogo hacia una zona mucho más democrática donde el artista desciende de la enajenante torre de cristal y se incorpora a nuestro cotidiano.

Beg, Borrow and Steal (Rogar, pedir prestado y robar) es el título de la imponente muestra presentada por la Rubell Family Collection. Desde el punto de vista curatorial, la exposición se inspira en una serie de intercambios entre los Rubell y los artistas Kelly Walker y Wade Guyton. En estas conversaciones ambos artistas pusieron de relieve el carácter abierto de ciertos creadores dispuestos siempre a compartir su visión del arte con otros colegas y como ejemplo apuntaban los nombres de Cady Noland, Andy Warhol, Marcel Duchamp y Richard Prince.

El título de la exposición es en sí mismo un préstamo, al basarse en una frase de claridad meridiana atribuida a Picasso: ``Los grandes artistas copian; los genios roban''. Esta frase pone de relieve una distinción esencial. Si el concepto de copia en sí mismo conlleva indefectiblemente a una asociación al plagio, la idea de robo sostenida por Picasso implica un gesto subversivo que salvaguarda la autoría en el acto apropiatorio, y el derecho tácito a la apropiación desprejuiciada de todo aquello que sirva a nuestros propósitos artísticos.

Beg, Borrow and Steal está compuesta por 260 obras de 74 artistas y se hace acompañar de un copioso catálogo de 272 páginas a color. La muestra compuesta en su integridad por obras pertenecientes a la Family Collection / Contemporary Arts Foundation se despliega a lo largo de los 45,000 pies cuadrados que ocupa la colección ofreciendo al visitante una inmersión en el universo artístico contemporáneo a través de uno de sus temas más

polémicos.

Con obras de artistas de la talla de Ai Weiwei, John Baldessari, Elmgreen & Dragset, Robert Gober, Jenny Holzer, Jonathan Horowitz, Jeff Koons, Adam McEwen, Andy Warhol y Zhang Huan, entre otros, Beg, Borrow and Steal propone una revisión del concepto de préstamo al tiempo que asume toda la tradición artística como patrimonio común a la disposición de todos.

Al estar conformada la muestra en su totalidad por obras de realizadas después de los años 60 --tal es el perfil que distingue a la colección iniciada a fines de esa década por Don y Mera Rubell, entonces radicados en Nueva York-- se impone una distinción importante. La exposición se convierte en una vitrina de las nuevas tendencias y estrategias del arte contemporáneo frente a temas neurálgicos como la originalidad, la copia y el pastiche.

Dominan así propuestas donde resalta una suerte de ilusión estereoscópica --al decir de Fredric Jameson-- y donde predomina una profusión de capas de información sin jerarquización posible, sin profundidad.

Stake: Art is Food for Thought and Food Costs Money, (Apuesta: el arte es alimento para el espíritu y la comida cuesta dinero, 1985) de John Baldessari destaca en este sentido. La instalación, de estructura piramidal, presenta varias fotografías sin vínculo aparente. Este juego con la apropiación iconoclasta donde la imagen presente tiene el mismo peso que la eludida es esencial en la propuesta de este artista cuya prolija trayectoria artística está indisolublemente ligada al proceso de deconstrucción del arte y el desplazamiento de significados. Pionero en el uso de medios no tradicionales como la tipografía, filme, y la fotografía, Baldesari los utiliza y manipula para crear zonas de des-información y espacios vacíos que juegan un rol vital en la

percepción.

Beg, Borrow and Steal es una excelente exposición de tesis sobre el arte y la cultura contemporánea. •

jbatet@hotmail.com

`Beg, Borrow and Steal' hasta 29 de mayo en la Family Collection / Contemporary Arts Foundation, 95 NW 29 St., Miami, FL 33127-3927, www.rfc.museum, (305) 573-6090.

Read more: http://www.elnuevoherald.com/2010/03/14/v-fullstory/674163/suplica-prestamo-y-robo-todo-por.html#ixzz0iMWsSUP5

Speak Up!

ThemeKey Debug Messages
Current theme: miamiv5
Using default theme.
These are the current values of all available ThemeKey Properties. By clicking the value you can start creating a corresponding Theme Switching Rule.