Ritz Carlton Key Biscayne

 

Ha pasado mucho tiempo desde que tú y tu media naranja han tenido la oportunidad de escapar del ajetreo y bullicio de la gran ciudad ¿No es cierto?

La entrada principal. Foto: cortesía The Ritz-Carlton Hotel.
La entrada principal. Foto: cortesía The Ritz-Carlton Hotel.
 

Por Aurora Rodríguez

Ha pasado mucho tiempo desde que tú y tu media naranja han tenido la oportunidad de escapar del ajetreo y bullicio de la gran ciudad ¿No es cierto?

Si bien ambos disfrutan mucho cenando y tomando unas copas de vino acompañados de amigos en las ´noches de parejas´ en alguno de esos spots nocturnos ubicados en Brickell, como el Novecento… ¿No crees que ya ha pasado mucho tiempo desde que ambos dejaron de mezclar el trabajo con el placer? De hecho, tu amorcito parece estar fastidiada por pasarse las tardes de los viernes corriendo para cambiarse y alistarse para una noche de diversión en el pequeño baño de su oficina en el centro de Miami. Ella necesita un cambio y sobre todo que recuerdes las maravillas de un escape de fin de semana fuera de la ciudad y un festín antes de parrandear.

Afortunadamente, el lugar más cercano que los cayos y las una variedad de islas conectadas a Miami – Key Biscayne – está a $1.50 sobre la pintoresca Rickenbacker Causeway, donde yace el oasis tropical Ritz Carlton Key Biscayne. Este resort de categoría AAA-5 Diamantes, ofrece un ambiente tropical complementado por una decoración con exótica madera brasileña. Su hermoso vestíbulo te da la bienvenida con el aroma de flores frescas recién cortadas e incrustaciones de madreperla en las paredes, que te invitan a un tipo de relajación como el que sintieron en el último viaje al Caribe lejos, muy lejos de las costas de Miami.

Ya en el hotel (con bolsos de lona como únicas valijas) es tiempo de que borres de la memoria de tu media naranja esa estresante reunión de trabajo de las 5 p.m. ¿Cómo? con 50 minutos de masajes para parejas en el spa del mismo hotel de 20,000 pies cuadrados. El tratamiento incluye música suave, iluminación tenue con velas y tu elección de aromaterapia como lavanda. Además de relajante, será una verdadera caricia para sus espaldas, sobre todo después de haberlas tenido apretadas contra una incómoda silla de oficina. Cierra con broche de oro tu tratamiento con una copa de vino tinto o blanco de cortesía y una buena charla, selección de frutas y una divertida revista en el lounge del spa.

Luego de tu tratamiento y una ducha rápida, lleva a tu pareja a cenar. Viste tus mejores galas y cena Cioppino, auténtico restaurante italiano del hotel, donde el fresco queso Burrata es traído desde Italia dos veces a la semana y la vista al océano desde la terraza es tan vigorizante como la selección de pastas y vinos Chianti. Si la comida casual es más tu estilo, dirígete a Cantina Beach, donde ambos podrán disfrutar de sabores mexicanos, probando entre una selección de 85 tequilas y degustando carnitas rellenas de carne o tacos vegetarianos, mientras disfrutan de la tranquila brisa del océano.

Una vez terminada la cena, ve a Rumbar, el lounge del hotel donde los ritmos sensuales cubanos son la principal atracción. Allí, ambos podrán poner a ejercitar cuerpo y zapatos al son del Grupo Nostalgia, banda local que anima el ambiente con ritmos de salsa y merengue, mientras beben un mojito de coco deliciosamente fresco o uno de sus 52 tipos de ron, cachacas y piscos provenientes de 18 países. Si prefieren algo más tranquilo, solo necesitan recostarse en uno de los cómodos asientos de plush del local y conversar sobre los acontecimientos de la atareada semana que tuvieron. Ambos lo merecen.

Si tú y tu media naranja son tan afortunados como para pasar la noche en el Ritz, levántense temprano y beban una mimosa preparada con la propia champaña del Ritz en el Dune Oceanfront Burger Lounge mientras prueban su delicioso queso de cabra caliente y sus exclusivas las hamburguesas de carne Kobe. Los rascacielos y el tráfico de Miami pueden esperar unas horas más mientras tu rememoras sobre tu exitosa y lejana cita bastante cerca de casa.

Speak Up!