"Reality Show" en Miami

 

Cuidado Miami! Son seis mujeres, latinas la mayoría, las que se presentan en "The Real Housewives of Miami".

Housewives of Miami

Olga Connor/Especial para El Nuevo Herald

Cuidado Miami! Son seis mujeres, latinas la mayoría, tres cubanoamericanas, Alexia Echevarría, Marysol Patton, y Cristy Rice, una brasileñoamericana, Adriana de Moura, una de origen siriolibanés, Larsa Pippen, y otra tejana, Lea Black, que ofrecerán una imagen particular de esta ciudad a todo el país a partir del martes 22 de febrero, a las 10 p.m., por el canal de cable Bravo.

Será en The Real Housewives of Miami, el nuevo show de la cadena de cable en inglés, propiedad de NBC Universal, con una audiencia estimada de 88 millones de hogares, cuya franquicia The Real Housewives of (Las verdaderas amas de casa de) Orange County, New York City, Atlanta, New Jersey, Washington D.C., Beverly Hills, y ahora Miami, es una derivación en "reality TV'' del exitoso programa Desperate Housewives (Amas de casa desesperadas) de la cadena ABC.

Amas de casa desesperadas partió del concepto de vidas que parecían elegantes y perfectas en la superficie, pero con misterios y hasta crímenes tras la fachada. En "reality TV'' esto es más difícil de mostrar, pero hay siempre algunos dramas y momentos cómicos. Las "protagonistas'' de Miami son mujeres de negocios en su mayoría, profesionales que llevan una vida social muy activa.

‘‘Queríamos gente influyente y poderosa, que vive la vida en grande'', declaró el productor ejecutivo de Real Housewives of Miami, Christian Barcellos. "Son mujeres profesionales, muy exitosas. Eso es lo que adoro de esta ciudad, es un parque de juegos, con sol y playa, pero también un centro importante de negocios, una de las ciudades más dinámicas, donde el comercio y la diversión se alternan diariamente''.

Este pequeño grupo de mujeres estaba filmando desde hace más de un año, bajo el más estricto secreto. Nadie decía de qué se trataba. Solo había muchos rumores. Patton, la directora de The Patton Group, una empresa de relaciones públicas, confirmó que era un "proyecto sin título''. "Fue para proteger a estas personas que estábamos filmando'', justificó Barcellos, quien insistió en que siempre fue un proyecto de la serie Housewives. ‘‘No queríamos la publicidad, para que no trataran de ser lo que ellas no eran; así nos daba mayor libertad al filmar''.

"A mí me filmaron por separado, yo los llevé a mi casa y a fiestas que tuve para el lanzamiento del libro de Emilio Estefan Ritmo al éxito y también a mi trabajo'', contó Patton, quien dice que lo hizo por sus clientes, para darle publicidad a su compañía, que representa a firmas como Village of Merrick Park y moda de lujo como Cesare Paciotti. Lo que trajo Patton de latina a la serie fue a su madre cubana, Elsa, quien aparece en el show esporádicamente. "Ella nació en Cuba y estudiaba en la Universidad de Miami, [cuando la revolución] y nunca regresó a la isla. Se encontró con mi padre aquí, que es de Connecticut. Mi madre es espiritual, no espiritista, pero la gente se consulta con ella''. La hija se considera muy práctica. "Soy muy americana'', confesó. "Y muy tímida''. Sin embargo, es la organizadora de grandes fiestas benéficas de recaudación de fondos y propaganda para sus clientes, desde que estaba con Miami Children's Hospital y Jackson Memorial Hospital.

La otra cubanoamericana es más extrovertida. ‘‘Miami es mi casa, y tengo el privilegio de abrazar dos culturas y tradiciones, gracias a mis padres y a mi abuela'', afirmó Echevarría, directora de la revista social Venue.‘‘En el show verán ese sabor latino y nuestras tradiciones, como lo es asar un cerdo y comer frijoles negros. Y que hablo mucho con las manos y en espanglish''.

Ella también pensó que sería una buena promoción para su negocio, la revista. "He estado en la vida social de Miami por muchos años, mucho antes del show. Soy sociable, no sólo porque me gusta sino porque me lo exige mi puesto como editora y dueña de Venue Magazine''. Al igual que Patton, Echevarría se muestra muy modesta. "Soy una persona de tipo humilde, terrenal, nice, pero también franca, digo lo que pienso''. Ambas, que ya se conocían antes del programa, dicen que Miami se verá como una ciudad mágica, bellísima, de eventos fabulosos. Algunos de los dramas familiares y de trabajo que se verán en el programa incluyen el desarrollo del noviazgo de Patton y las dificultades con las exposiciones de arte de la brasileña De Moura, dueña de una galería en Coral Gables. Ella es fanática de esta serie en televisión, pero también considera este show una buena oportunidad para promocionar su negocio.

De Moura es realmente internacional. "Me eduqué en el seno de una familia tradicional en Brasil, estudié arte y civilización francesa en La Sorbonne, en París, y luego arte italiano en Florencia, Italia. He viajado a más de 40 países, y visitado las galerías más importantes de todo el mundo. Hablo cinco idiomas y toco el piano, y así he criado a mi hijo, pasándole los valores familiares que me han inculcado. Ya él habla cuatro idiomas, portugués, inglés, español y mandarín. También estudia piano. Mi parte en el show es que hay que vivir la vida porque es corta: Carpe diem es mi lema''.

Speak Up!