Vaya de vacaciones y piérdale el miedo a los tiburones