Moonchine, la comida en su punto justo