Elysium: analogía con el mundo real