Casa Panza, más allá de la fiesta flamenca