Justin Bieber sigue dandole de qué hablar a los chismosos