Imaginemos un partido de fútbol en la luna