Feria del libro: Bernarda Fink, con la voz en el alma