De moda: RaMona LaRue, el legado bohemio