Música clásica: La New World con sabor barroco