`Súplica, préstamo y robo': todo por el arte