'Bad Girls' y buen arte