Post

 

Con lámparas metálicas, sofás de cuero y otomanas a discreción, Post es un local perfecto para festejar.

Post
Natalie Rivero, Nataly Cabrera, Lissette Rivero,y Kristina Caballero en Post. Foto:Alex Mateo de Acosta/El Nuevo Herald
 

Por Arturo Arias Polo

Este restaurante-lounge-discoteca con lámparas metálicas, sofás de cuero y otomanas a discreción suma a su excelente menú la música que enfervoriza a su clientela. Para sentirse en un ambiente cool y comer bien, sólo tiene que llegarse hasta Post, un restaurante-lounge-discoteca ubicado en el corazón de los roads, donde también puede bailar hasta la madrugada.

Es una versión de loft neoyorkino con capacidad para 250 personas decorado con lámparas metálicas, sofás de cuero, otomanas y empalizadas colgantes; un salón amplísimo presidido por El Quijote de la farola --foto firmada por el cubano Korda-- que muestra a un sujeto con sombrero mambí sentado en la parte superior de un altísimo poste fumándose un cigarrillo. ''La idea de ambientarlo así fue de Oren Cohen, un judío de Nueva York que se asoció conmigo poco antes de venderme este negocio.

El tiene mucha experiencia en el giro y cuando le dije lo que yo quería, enseguida llamó a Ywes Aboutboul, diseñador de Bebe, para que lo ayudara'', explica el consultor de comunicaciones Antón Fajardo, un carismático ruso-cubano de 27 años con un dominio total de las relaciones públicas y una disposición absoluta para divertirse a cualquier hora dentro y fuera del restaurante. ''Primero quise armar un go-gó masculino en el downtown, pero como los trámites resultaban tan complicados, me decidí por esta variante porque ningún sitio de la zona tenía las condiciones para el tipo de espectáculos que pensamos presentar'', agrega. Antón anuncia para los próximos meses las actuaciones de José Feliciano, Donna Summer y otras grandes figuras. Mientras tanto, ya planea abrir otro sitio mucho más amplio en la zona de Brickell. El diálogo es interrumpido por un joven camarero que sorprende a Poncho de Anda con un cake en honor de sus 33 años.

El reportero de espectáculos de Telemundo vino con su esposa Lina, la presentadora de Primer impacto Ilia Calderón y sus amigos Xiomara y Gerardo. ''La comida es exquisita'', afirma Poncho, ''Siempre pido un Grillet N.Y. Steak Tennesse [$24]''. Entre los appetizers, Ilia prefiere el Post Beef Kabobs con la ensalada de aguacates [$12]. La música del DJ Mike Vázquez sube la temperatura del lugar, donde lo mismo se escuchan clásicos de la era del disco, como Billy Ocean, que un excitante reggaetón. Los cocineros no dan abasto para complacer antojos. Unos piden Almonds Honey Chicken, a base de piña sorbet, una de las especialidades del chef Rodrigo Hernández, un chileno cuyos platos han sido degustados por David Letterman, Silvester Stallone, Michael Jordan y un sinfín de famosos. Muy cerca del DJ Tony, las amigas de Susy festejan sus 21 años. Llegaron hasta allí porque ''alguien'' se los recomendó y dicen que repetirán la visita ''porque el ambiente es muy bueno''. Lo mismo dice Jonathan, un ''viejo'' parroquiano de 24 años que todos los viernes trae a su novia, Li-ssette, y a su hermano Christopher ``porque el servicio es de primera''.

Antón comenta que si bien la clientela de ese día se compone de muchachos de entre 18 y 25 años, el restaurante se llena los jueves con profesionales en sus 30. En cuanto a los martes, revela que les ha ido muy bien desde que idearon el karaoke gay. Los sábados, acude gente de todas las edades. La ausencia de cover y la disponibilidad del salón para fiestas privadas, han permitido que durante año y medio haya noches en que acudan hasta 500 visitantes.

''En Miami Beach no cabe nadie más'', agrega Fajardo, ''¿Para que ir hasta allá, si por aquí todo está por descubrir?''. Tiene razón, el éxito de Post es la mejor prueba.

Speak Up!