Orlando, para reírse del calor

 

Nada mejor que el agua para los días de calor y no tiene que ser precisamente una playa.

disney.jpg
Foto: Frank Polich
 

Por Eduardo Serrera  

Nada mejor que el agua para los días de calor y no tiene que ser precisamente una playa. En Orlando hay dos atracciones acuáticas muy populares que están ubicadas a sólo pasos la una de la otra. Sea World y Discovery Cove han desplegado toda la imaginación posible para crear dos parques inigualables cuando se trata de disfrutar una experiencia pasada por agua. Sea World acaba de reabrir su atracción más novedosa, Journey to Atlantis, que estuvo cerrada para recibir mantenimiento y prepararla para el verano que se acerca. Con gran imaginación y un despliegue de recursos tecnológicos y efectos especiales, Journey to Atlantis recrea una ancestral villa de pescadores ubicada en una bahía imaginaria de Grecia.

 Templos colosales como los que fueron construidos en la antigüedad sugieren estar en el Mediterráneo. Allí un pescador griego comienza a relatar la leyenda de la ciudad perdida y los visitantes empiezan una aventura montados en un vagón que navega por medio de computadoras. Ante los ojos incrédulos de todos surgen barcos en una batalla por el reino de la Atlántida, bombas, olas, sirenas y gran emoción sacuden el vagón acuático que emprende una carrera vertiginosa entre tormentas, cascadas, y cañones que guardan sorpresas para asustar y divertir. Todo esto se experimenta en el vehículo más veloz de todos los que existen hasta el momento en los parques de diversiones del país.

Los que prueben esta nueva atracción de Sea World sentirán también la sensación de ser tragados por el mar, visitarán la Atlántida sumergida en el océano y, aunque todo es de mentiritas, disfrutarán de una fantasía insospechada y un derroche de los últimos adelantos de la tecnología como la ilusión holográfica y la técnica LCD. Al terminar el insólito recorrido, recupérese del vértigo contemplando la fuente de las aguas danzantes que está a la salida de esta atracción, muy grácil y relajante. Al día siguiente se puede dar un día entero de chapuzones en el inmenso parque temático Discovery Cove, adyacente a Sea World. Esta atracción acuática es todo aventura, lo que cualquiera puede esperar de una expedición, desde ríos con misteriosas cavernas en el fondo y grandes cascadas hasta los impresionantes encuentros cara a cara con tiburones y barracudas. Este parque es prácticamente un ``resort'' de un día, muy inten- so, que cuenta con el sistema ''todo incluido'', o sea, por un precio fijo de $279 por persona los visitantes tienen derecho a todas las atracciones, comidas y sesiones para nadar con los delfines.

 También están incluidos los trajes de baño especiales, las caretas, esnórquel, taquillas, cabañas, toallas, estacionamiento y hasta loción para el sol con una fórmula especial que no afecta a las criaturas marinas que habitan allí. El parque está dividido en varias secciones, cada una ofreciendo una aventura acuática diferente. En el Dolphin Laggon están las estrellas del parque, 25 delfines entrenados que juegan con los bañistas. Estas sesiones para nadar con delfines que en otros sitios cuestan $100 o más, en el Dolphin Cove están incluidas en el precio general. En el área de Coral Reef hay una gran barrera de coral artificial muy bien montada, donde los amantes del esnórquel se dan banquete nadando bajo el agua entre nubes de coloridos peces.

 Pasará sin peligro cerca de las barracudas y los tiburones pues estos están separados del área de los visitantes por medio de paredes de cristal. Otra aventura en esnórquel es en el Ray Lagoon, una laguna llena de mantarrayas que se pueden hasta tocar en presencia de un entrenador. La aventura es debajo y encima del agua. Hay muchas áreas para nadar, pero la acción también se encuentra en el Tropical River, el ondulante río que atraviesa la vegetación tropical del parque, pasa por villas de pescadores, atraviesa una especie de selva amazónica, sigue por cuevas, cascadas, y hasta ruinas sumergidas, y luego se calma en las playas artificiales.

 A la hora de descansar lo mejor es acercarse a las playas y tirarse bajo un cocotero como si estuviese en el Caribe. Escoja entre una hamaca, una silla de extensión o una sombrilla en la arena, cualquiera de estas cosas es gratis, y desde allí podrá reírse del calor. Tome nota: Para información general de Sea World y Journey to Atlantis llame al 1-800-4-ADVENTURE, o visite www.seaworld.com. El parque Discovery Cove requiere hacer reservación por el: 1-877-4-DISCOVERY. Si desea información general visite www.discoverycove.com.

Speak Up!