Ocean Ten

 

Buena música y sabrosos tragos en Ocean Ten

5_104.jpg

Por Nestor Proveyer

Nadie se puede sustraer del embrujo de la Copa Mundial de Fútbol que muy pronto se celebrará, por primera vez, en el continente africano. Y es que no es sólo la mayor fiesta deportiva del planeta, sino que este jubileo de emociones toca con su magia los cuatro puntos cardinales de la Tierra, para convertirla en una fiesta total.

Por eso es que en estos días la jerga deportiva del soccer se mezcla con goces gastronómicos, ansias etílicas, movimientos de caderas, sueños descifrados, risas plenas, desenfado, salitre y mar, para confluir en esa esquina sandunguera que es Ocean Ten en Miami Beach, considerado por muchos como el lugar estrella de la rumba en La Playa.

Hablando en términos futbolísticos, el local es, en cuanto a diversión, lo que son Kaka, Cristiano Ronaldo y Leo Messi para el fútbol: ``unos fuera de serie''. Ocean Ten se alza en el epicentro de la fiesta de Miami Beach, en la misma ``esquina bendita'' de Ocean Drive y la Calle 10.

Abierto a la ``sal y pimienta'' de La Playa, transeúntes y clientes de todo el mundo se mezclan en el delirio alegre de pasarla bien en este lugar que es tan diverso como su diseño, su comida y su música, con mesas que besan la calle resguardadas por hermosos toldos, donde puedes disfrutar del paisaje de toda la fauna urbana de esta calle de ensueños, mientras bebes un coctel y disfrutas de los mejores camarones empanizados de la ciudad.

Para los que están en plan de rumba, Ocean Ten tiene, en su lateral derecho, otro local al aire libre diseñado con el confort de grandes sofás rojos y muchas mesas para la intimidad entre amigos o en pareja. Aquí también están presentes los toldos, para que la brisa marina envuelva con toda su frescura a los clientes, y una gran plataforma recibe todas las noches a diversas bandas de música. Una de las mas aclamadas por el público es Fiff House, lidereada por el legendario músico jamaiquino Carl Ramesses McDonald, una leyenda del regaee que, sin embargo, cultiva con igual éxito el rock, el pop y hasta el house.

Pero como la fiesta no termina hasta casi llegar el alba, después de la música en vivo le toca el turno al DJ Sampler, toda una institución en eso de poner discos y mezclar música para que la gente baile hasta el delirio.

En su lateral izquierdo, Ocean Ten tiene otro amplio local donde se puede beber y comer a su antojo, en este caso bajo techo. En ambos costados hay unas barras amplísimas, con butacas para que los sedientos disfruten de un buen coctel o de una cerveza fría, mientras observan su deporte favorito en las cinco pantallas ubicadas en la parte superior de cada barra.

A punto de comenzar el Mundial de Fútbol, los directivos de Ocean Ten se han propuesto hacer las delicias de los fanáticos de ese deporte, poniendo los partidos en todas sus pantallas y ofreciendo diversos especiales de tapas y tragos. Ocean Ten es como ese jugador estrella que en el fútbol tiene el honor de llevar en su camiseta el número 10, que lo distingue del resto de sus compañeros, y aunque en ocasiones esté lleno, siempre habrá una mesa disponible para todos los que lo visiten.

Todos los días son de buena música y sabrosos tragos, y Ocean Ten cuenta con excelentes empleados profesionales y con mucho swing, y su comida internacional es de primera calidad. Si a todo lo anterior le suma que el local tiene de cómplice el mar, se entiende que para muchos de los que lo visitan se convierta en un sitio mágico. • 

Speak Up!