Nuevas tendencias de la moda italiana

 

Luego de un fresco comienzo con las creaciones de jóvenes diseñadores, la Semana de la Moda de Milán presentó las colecciones nuevas.

kark.jpg

Servicios El Nuevo Herald

Luego de un fresco comienzo con las creaciones de jóvenes diseñadores, la Semana de la Moda de Milán presentó las colecciones para otoño invierno 2010-2011 de las prestigiosas marcas Prada y Fendi, que sorprendieron por la elegancia clásica de sus trajes de cuero y piel.

El célebre diseñador de Fendi, Karl Lagerfeld, explicó que se inspiró en el pintor estadounidense Edward Hopper. El amarillo azafrán, el gris y un azul muy particular que para para nada tiene que ver con el marino dominan la colección.

Una pieza básica de la temporada es el chaleco; interpretado en líneas modernas y confeccionado en piel, combina bien con todo sin que se deforme la figura. Lagerfeld lo demuestra con su propia vestimenta.

El desfile se inició con una modelo vestida con un abrigo blanco de piel de cocodrilo forrado en cuero negro y beige.

El negro es el color dominante de la colección de Fendi, así como las prendas amplias, cómodas y con mucho movimiento.

Silvia Fendi, heredera y diseñadora de esta casa italiana, considera que el cuero, que identifica históricamente la marca, debe ser llevado de manera diferente.

``Nadie hoy en día quiere cargar un abrigo de visón'', explicó mientras tomaba una copa de champán al término del desfile.

``Las formas deben ser precisas y mínimas y los colores diferentes'', agregó.

Anna Wintour, la influyente directora de la revista Vogue estadounidense, quien llegó al encuentro precedida por las polémicas al querer imponer un calendario más corto, de sólo tres días, a los organizadores de la Semana de la Moda de Milán, estaba sentada en primera fila vestida de piel color violeta.

Su presencia fue interpretada por parte de los organizadores como una especie de renuncia a sus exigencias.

Prada presentó una colección sexy que realza el busto y las curvas, hace uso de los tacones altos y permite a su creadora, Miuccia Prada, lanzar su mensaje:

``Se puede ser inteligente en el mundo de la moda y ser bella y sexy sin caer en un lugar común''.

La mayoría de las modelos llevaron el cabello recogido con enormes moños y usaron anteojos que les daban un aire de secretaria años 60.

El cashmere y los tejidos de punto se interpretan de forma moderna en tonos malva, negro, azul y avellana.

Para la próxima temporada de frío, muchos diseñadores coinciden en proponer de nuevo botines y calcetines altos hasta por encima de la rodilla y dejan libertad para el largo de la falda e incluso apuestan por la minifalda llevada sobre pantalones pegados al estilo Just Cavalli, la línea juvenil de Roberto Cavalli.

Speak Up!