Nikki Poulos: Túnicas de encanto

 

Túnicas y más para las mujeres que deseen verse regias y con un look bohe-chic bajo el sol ardiente de nuestra ciudad.

f2_3.jpg

Por Mariana Rivas

Amante del mar, australiana de nacimiento y de corazón miamense, Nikki Poulos es una artista que se ha reinventado para hacer felices a las mujeres que desean vestirse cómodas y verse regias, y con un look bohe-chic bajo el sol ardiente de nuestra ciudad.

Australia la vio nacer como diseñadora y fue ahí donde elaboró su primera colección de ropa orgánica para bebés. Su ADN camaleónico le inyectó la necesidad de un cambió de 180 grados, trasladándola de las telas y máquinas de cocer a las aulas a estudiar la vida de los animales marinos.

Llegó a Miami hace 9 años con una beca como bióloga marina y hace 18 meses nuevamente su camaleónico ADN le hizo sentir el deseo de expresar sus ganas de crear, de ser artista nuevamente, pero también satisfacer sus necesidad de vestirse con ropa fresca, cómoda –ideal para los climas tropicales- y a la vez verse regia con un toque de sensualidad y encanto bohemio.

Hace 18 meses, Nikki lanzó su primera colección en la que destacaron las túnicas en seda italiana o en rayón-jersey en diferentes largos, estampados y texturas. Su colección prima incluyó también kaftans, jumpers/jumpsuits –cortos y largos- y vestidos (todas piezas versátiles que se puedan usar solas o complementadas con otros accesorios) y desde entonces la gran acogida de su línea de ropa se ha visto traducida en una respetable empresa que vende no solo desde su sitio web, sino también en varias boutiques locales como Green Grass de Brickell o en Tina B. de Coral Gables o en los resorts Pink Sands y Splash de las Bahamas, entre otros lugares.

Si hay algo que enorgulleces a Nikki es que su rápida incursión en el mundo de la moda bohe-chic ha logrado además que su travesía empresarial permita el empleo de mujeres locales –muchas de ellas madres solteras- dándoles trabajo para poder mantener a sus hijos.  “Me siento muy bien de dar trabajo a mujeres luchadoras y emprendedoras como yo”, dice.

El proceso de creación de esta artista es muy singular y claramente dividido en dos etapas: la fuente de inspiración y luego la tela en sí. Su principal fuente de inspiración a la hora de diseñar es ella misma. “Soy la cliente número 1 de mi colección. Diseño pensando en qué más necesito en mi clóset”, añade Nikki.

Luego de identificar lo que necesita y desea ver en su clóset, Nikki elige las telas –que obtiene en sus viajes alrededor del mundo incluyendo su natal Australia. Una vez frente a la tela, Nikki aplica una suerte de filosofía Zen donde todo debe fluir en completa naturalidad. “Dejo que la textura, el estampado y los colores de mis telas decidan que debo hacer con ellas. Todos los elementos deben fluir naturalmente para crear la pieza. Ésa es la base de mi confección”, dice.

Nikki se especializa en diseñar piezas de un determinado corte y acabado que le permita a sus clientas sentirse cómodas y verse bien a la vez, de manera que lo único que cambie sea el tipo de tela, el estampado o color. Pocos modelos pero diferentes y variadas telas y estampados, es parte de la filosofía de su marca. “Muchas de mis clientes van en busca de la misma túnica que llevan puesta pero en otro color o estampado”.

En sus recientes colecciones, Nikki utiliza una paleta de colores más brillantes, naranjas, amarillos, colores vívidos que –como dice ella- “para que levante el ánimo de las personas en estas épocas donde la situación financiera parece haber borrado la sonrisa de muchos”.

En el Swim Show 2010 realizado en el Miami Beach Convention Center, Nikki lanzó su nueva línea de trajes de baño donde se aprecia una marcada influencia en la moda de los años 50, 60, y 70s: estampados geométricos, cortes a la cadera, un toque vintage sólido y sensual. Cabe resaltar que los apliqués de algunos de los trajes de baño incluyen lo que será el logotipo de la marca –una suerte de esfera con las iniciales de la “NP” que han sido elaborados artesanalmente por una persona que recicla casquetes de balas  y los funde para crear estos maravillosos apliqués hechos artesanalmente y que Nikki espera usar no solo para sus trajes de baño sino también para confeccionar otros accesorios como collares.

En cuanto a los precios, éstos fluctúan entre $140 a $300. Un jumpsuit o Jumper en $150, $170 por una túnica de rayón/jersey, y $300 por un vestido de seda italiana. Los trajes de baño están entre $130 - $150 dependiendo del modelo.

Para más información visitar su sitio web www.nikkipoulos.com. o llamar al teléfono 786 512-2265.

Speak Up!

ThemeKey Debug Messages
Current theme: miamiv5
No match: "system:host = m.miami.com >>> miamibootstrap"
Using default theme.
These are the current values of all available ThemeKey Properties. By clicking the value you can start creating a corresponding Theme Switching Rule.