Naples a todo lujo

 

Esta ciudad es perfecta para escaparse de fin de semana.

vander.jpg
Vanderbilt Beach Resort en Naples. Fotos de Mary Thurwachter / Palm Beach Post.
 

Eduardo Serrera

Agenda del andarín. La vida en la vecina ciudad de Naples es tan tranquila y apacible que incluso el mar apenas tiene oleaje.

La gente cena temprano y maneja con cortesía. Por las mañanas dan los buenos días y cuando entran a un ascensor saludan con educación. Parecería que uno se encuentra en un país lejano, pero está a sólo una hora de Miami.

Cuando el hotel Ritz-Carlton abrió sus puertas en 1985 puso a Naples en el mapa de los balnearios de categoría.

Se lo merece, porque la elegancia ya Naples la tenía desde mucho antes. Sólo le faltaba un nombre con resonancia en el mundo del buen vivir.

Pero no ha sido solamente eso de ``crea fama y acuéstate a dormir''. El servicio esmerado de los empleados, el esmero por complacer cada antojo de los huéspedes, la calidad de sus restaurantes y con el constante saber hacer la diferencia se ha ganado las cinco estrellas que otorga la guía Mobile. Solamente tres hoteles de la Florida atesoran esta categoría.

Este hotel es por sí solo una atracción que va más allá de ofrecer alojamiento. Cuenta con siete restaurantes de diferentes ambientes y estilos de comidas. Desde el Café de la piscina, para no perder ni un minuto de sol, hasta los elegantes, que incluso tienen un código de vestir.

Cuenta con tres millas de playa donde abundan los deportes acuáticos, como esquí, paracaídas, motos y lanchas superrápidas. También hay dos piscinas climatizadas y una para niños.

El majestuoso edificio inspirado en la arquitectura mediterránea se encuentra junto al mar, alejado del centro de la ciudad y rodeado de manglares y jardines que recuerdan constantemente que estamos en medio del trópico. No es la ubicación que uno imagina para un Ritz, pero al entrar en el hotel se percibe inmediatamente que todo lo que uno espera de la elegancia clásica está ahí.

Como botón de muestra está la decoración de las paredes con una colección de pinturas originales europeas de los siglos XVIII y XIX valorada en millones de dólares.

El spa es otra de las atracciones de este hotel. Tiene dos plantas donde se ofrecen numerosos servicios. Hace poco tiempo agregó un servicio muy novedoso llamado Elements en el que se utiliza astrología china para determinar su elemento personal (madera, fuego, agua) y luego aplicarlo a su tratamiento de acuerdo con las cualidades que posee cada elemento.

Si la serenidad japonesa es más lo suyo, reserve un tratamiento en el Golden Door Spa. El local de dos pisos y decoración minimalista posee un jardín de piedras, baños japoneses en el exterior y baños de vapor. Luego del tratamiento el personal vestido en uniforme, parecido a pijamas color negro, le ofrecen un refrescante vaso con jugo de naranjas orgánicas. Todo para purificar el cuerpo con

exquisiteces.

El Ritz de Naples tiene además un hotel aledaño que le da otra dimensión especialmente a los amantes del golf, el Ritz-Carlton Golf Resort que cuenta con el internacionalmente conocido campo de golf Tiburón, diseñado por Greg Norman.

Los huéspedes de este resort también pueden disfrutar de los servicios y comodidades del Ritz-Carlton principal, y un servicio permanente de shuttles comunica los dos hoteles en cuestión de minutos. Los huéspedes que vienen a uno o al otro quedan registrados automáticamente en los dos. Así que puede cenar en el restaurante toscano Lemonia, del Ritz-Carlton Golf Resort y después ir a tomarse un brandy en el lobby del otro Ritz mientras escucha tocar al piano Días de vino y rosas.

Es difícil querer salir del hotel cuando se está tan a gusto y mimado por un excelente personal de servicio. Pero vale la pena escaparse al centro de Naples, pequeño pero encantador.

Aquí se pueden ver desde tiendas de souvenirs muy artísticas hasta boutiques con la moda de París y Nueva York, diseñada especialmente para Naples. También hay numerosas galerías de arte para recorrer.

Si tiene oportunidad visite el Centro Filarmónico de las Artes con artistas que estan de gira por las capitales del mundo y llegan hasta aquí con frecuencia.

Una experiencia especial y que no debe pasarse por alto, pues constituye el símbolo de Naples, es un paseo por su histórico muelle de 1,000 pies de largo, un auténtico muelle de pesca donde vecinos y turistas se dan cita al igual que numerosos pelícanos amistosos.

Después, una magnífica sugerencia es caminar por la orilla de la playa, como hacen muchas personas todos los días al atardecer. Es un paseo silencioso, amenizado por gaviotas. Nunca se olvidará de por qué escogió la costa del Golfo para irse de weekend.

Speak Up!