Moda y estilo: Ramy Sharp

 

Diseñadora celebra el color

RAMY.jpg

IVONNE GÓMEZ

En Miami, la diseñadora Ramy Sharp encontró el escenario perfecto para las piezas de su próxima colección de verano, soleadas playas y mujeres

modernas en busca de piezas versátiles.

“Viajamos a buscar el calor de Miami para hacer las sesiones de fotografía, que trae piezas de colores vivos, materiales livianos, vaporosos y cómodos. Aparte, van bien del día a la noche; un lindo top se puede llevar debajo de una chaqueta para la oficina y, en la noche, te quitas la chaqueta y vas al coctel’’, destaca Sharp, quien visitó Miami, donde vende sus colecciones en las tiendas Neiman Marcus y Saks.

Antes de dedicarse a la moda, Sharp, de 45 años, madre de tres niños, tenía una agenda ocupada en el campo de la publicidad en Nueva York. Entonces buscaba ropa versátil que pudiera usar en sus diferentes actividades diarias y en los eventos sociales de la noche.

“Era difícil encontrar en las tiendas ropa que pudiera usar todo el tiempo, cómoda moderna y sexy pero interpretada de manera sofisticada’’, indica.

“Me di cuenta que eso mismo le pasaba a muchas mujeres y decidí diseñar para ellas’’, dice.

La necesidad la llevó a crear su propio sello, Ramy Brook, en mayo del 2010, cuando lanzó su primera colección.

Aunque no había estudiado diseño de manera formal, siempre estuvo interesada en la moda y su sello lo describe como una combinación de inspiraciones derivadas del estilo moderno de su madre, la pasión de su hermana por la piezas vintage y su propio sentido del estilo.

El material básico de su primera colección fue una seda con un poco de stretch que encontró por casualidad en el Garment District de Nueva York. La selección hoy se ha ampliado a lujosos materiales, como el crepé de seda, el charmeuse, el jersey y el chiffon, pero siempre lo elige teniendo en mente su suavidad y las formas como se pueda drapear al cuerpo. Aparte, a Sharp le encanta el color.

“Los colores brillantes representan felicidad. Cuando viajo, ciertas cosas llaman mi atención, el mar, las flores, los colores en un parque’’, destaca.

Para cada colección, dice, se imagina a la mujer en diferentes escenarios.

“Son mujeres de espíritu libre y sin edad, que cuando entran en un salón todo el mundo las admira’’, describe la diseñadora, que este otoño lanza su primera línea de carteras y de joyería.

El promedio de precios de las piezas que llevan el sello Ramy Brook es $300.

Speak Up!