Moda: Aguaclara

 

Fiesta peruana de lo exuberante

MIAMI3.jpg

SARAH MORENO - smoreno@ElNuevoHerald.com

Si hay algo por lo que la diseñadora peruana Liliana Villalobos no apuesta en sus diseños de trajes de baño es por los tonos pálidos. Los bikinis y trikinis de la colección Aguaclara Swimwear tienen los intensos colores verde, azul y morado de los paisajes del Perú.

La inmensidad del lago Titicaca, la exuberancia de la selva en Madre de Dios y el misterio de las salinas del Cusco no han sido sólo escenario de sesiones de fotos para varias colecciones de estos trajes de baño, sino la inspiración para crear unas piezas que rodean de lujo y a la vez de frescura el cuerpo femenino.

Hace 23 años, Villalobos, directora creativa de Aguaclara Swimwear, empezó a diseñar trajes de baño sobre una mesa de ping pong en el sótano de la casa de su madre en Lima. De regreso de una estancia de tres años en Estados Unidos, en donde había trabajado como camarera y vendedora de seguros, la joven se unió con una amiga para crear los modelos, cortar y confeccionar los primeros trajes de baño en el sótano familiar donde antes había jugado con sus seis hermanos.

“Todo empezó como un tema de investigación. Entonces nadie sabía hacer trajes de baño en Perú”, recuerda Villalobos, que seis meses después le compró su parte del negocio a la amiga, y se unió a su hermano Jorge Villalobos –hoy encargado de la parte administrativa y financiera del negocio– para desarrollar la firma Applauzi, que actualmente cuenta con siete tiendas en Perú, donde se vende la colección Aguaclara, y una nueva línea de lencería, que se vende también en las tiendas por departamento del país andino.

Los trajes de baño de Aguaclara se han ido internacionalizando. Las cheerleaders de los Miami Dolphins los han usado en las imágenes para varios calendarios y, en mayo, las hermanas Kim y Kourtney Kardashian fueron fotografiadas llevando sus tankinis con estampados de piel de leopardo. En el sur de la Florida se pueden comprar en las tiendas Deco Denim en Miami Beach, Jatem Boutique en Fort Lauderdale y Luckie Street Boutique, en Delray Beach.

Según Villalobos, en muchos diseños toman como inspiración las pieles de serpiente pitón y de distintos felinos como el jaguar, siguiendo el procedimiento de impresión digital de las imágenes sobre la tela. Sin embargo, nunca los dejan en el color que estos animales lucen en la naturaleza sino que los trasforman para llevarlos al universo de los turquesas, morados y azules de Aguaclara.

Un traje enterizo con estampado de pavo real y un borde de piel de leopardo en el escote strapless es el favorito de la colección Aguaclara 2011. El toque final lo pone un collar de plumas.

“Este es un diseño exclusivo que hemos usado también en bandanas”, dice Villalobos, apuntando hacia la importancia de los accesorios que acompañan a los trajes de baños.

“Tenemos muchas propuestas de diseñadores de accesorios, que nos ofrecen muchos para ir con la colección”, cuenta.

Aguaclara 2011 incluye también un trikini morado de vuelos, que se realza con un collar turquesa de varias vueltas, y un blusón para salir del agua o pasear junto a la piscina, que tiene una combinación de texturas y detalles en encaje, crochet y bordados muy elaborados.

La colección Aguaclara 2012, que Villalobos presentó en el evento más importante de la industria, el SwimShow, celebrado en julio en el Convention Center de Miami Beach, sigue las pautas principales de la firma e introduce un detalle sexy: ojales dorados que dejan ver piel.

“La combinación de lo sensual y lo elegante siempre está presente. Tenemos el contraste del encaje con los ojales dorados, también unas tiras a los lados del cuerpo que se unen y dejan entrever la piel”, adelanta Villalobos sobre la colección que estará disponible a partir de noviembre.

Speak Up!