Mónica Spear

 

La actriz venezolana asegura que en su trabajo hay que entregarse con cariño.

gal-Amanda-Monteverde-a1040.jpg

Por ARTURO ARIAS-POLO

Pese a que su protagónico de Flor salvaje (Telemundo) la puso en el mapa telenovelero a nivel internacional, la actriz venezolana Mónica Spear no ha tenido tiempo de saborear el éxito. Su apretadísimo calendario de grabaciones en diversos parajes colombianos sólo la deja pensar en el regreso a su país para disfrutar a sus anchas de su familia y sus amigos. Pero aún falta para que llegue ese
momento.
“Cuando termine la novela me tomaré varios meses de descanso para estar cerca de Maya, mi hija de dos años, y de Henry, mi esposo. Sin embargo, todavía nos faltan cerca de 75 capítulos por grabar”, expresó la joven de 26 años, vía telefónica desde la hacienda San Rafael, una de las locaciones, muy cerca de Bogotá.
Pero eso no impide que la esté pasando de maravilla. Sobre todo porque está rodeada de un equipo que la hace sentirse comoda “y por representar a Venezuela”, un hecho que la obliga entregarse al trabajo con todo el cariño del mundo.
En Flor salvaje la actriz interpreta a Amanda Monteverde, una joven que tras sufrir una tragedia familiar recala en Las 4P, un prostíbulo del pueblo petrolero de Nueva Esperanza.
“Mi personaje no sigue el esquema de la típica protagonista de las telenovelas. Es una mujer que por momentos saca esa parte oscura que todos tenemos, sin dejar de ser tierna”, explicó la actriz, quien nunca había coincidido con
Roberto Manrique, José Luis Resendez y Tony Dalton, sus compañeros de
reparto.
Spear saltó a la palestra cuando ganó el concurso Miss Venezuela 2004. Hasta entonces sólo era una estudiante de actuación que había llegado a Estados Unidos con miras a triunfar en Hollywood.
“Soy licenciada en arte dramático en la Universidad Central de La Florida. Pero como tengo acento latino y sabía que reunía las características para concursar en Miss Venezuela pensé que lo mejor era comenzar en mi país. ¡Pero eso no quiere decir que haya renunciado a hacer cine en Hollywood!”, aclaró.
Tras su triunfo en el certamen y su participación en Miss Universo 2005, donde terminó como cuarta finalista detrás de la canadiense Natalie Glebova, la ganadora, Spear debutó en la telenovela El desprecio (2006).
“Me di cuenta de que el concurso era una vía rápida para ser actriz. Sin embargo, debo reconocer que la gente cree que es algo muy fácil. Uno tiene que estar preparado para representar a su país”, advirtió.
Tras su primer estelar la joven ganó oficio en Mi prima Ciela (2007), Calle luna, calle sol (2009), Que el cielo me explique y La mujer perfecta (2010). Entretanto, inició una labor altruista a través de la fundación ASODECO, un proyecto de servicio comunitario del cual es embajadora.
“Las personas con necesidades especiales son un regalo que Dios nos da para hacernos más sensibles. Mediante la fundación lo mismo aprenden a trabajar que a prepararse un sándwich”, señaló la beldad poniendo de ejemplo los avances experimentados por un niño autista. “Sólo hay que ayudarlas, pero al fin lo logran”.
Al refererirse a su relación con Manrique, Resendez y Dalton –Sacramento, Pablo Aguilar y Don Rafael Urrutia, en la trama respectivamente–, Spear afirmó que la integración es excelente.
“Roberto es un hombre muy hermoso en todo el sentido de la palabra y José Luis es muy ocurrente”, explicó. “Recuerdo que cuando nos vimos por primera vez sólo nos dijimos ‘hola, mucho gusto’, y enseguida tuvimos que besarnos. Sin embargo, luego me sentí muy bien porque él es un tipo de actor que hace sentir cómoda a su compañera de escena”.
En cuanto a Dalton, la actriz admitió que al principio la intimidaba su seriedad. Pero hoy se siente segura con él dentro y fuera del set.
“Con Tony puedo conversar de cualquier tema frente a un café. Lo que muchos no imaginan es que detrás de esa personalidad tan fuerte se esconde un gran ser humano”, subrayó.
¿Qué le dice su esposo, un empresario ajeno a su medio, cuando la ve en los brazos de Resendez o de Dalton?
“En los cuatro años que llevamos juntos a Henry se le ha hecho muy difícil entender mi profesión. De hecho, él no ve mis telenovelas”, admitió. “Pero yo le repito que si estoy con él es porque lo quiero. El me conoció actriz y lo seguiré siendo”.•
‘Flor salvaje’ se trasmite de lunes a viernes a las 9 p.m. por Canal 51-WSCV/Telemundo.

Speak Up!