Lucky Strike

 

Para una noche energética y distinta...

2_268.gallery.jpg

Por Aurora Rodriguez

Aveces lo que uno necesita es una noche llena de diversión lejos de los clubes nocturnos usuales de South Beach. Para los que se sienten con ganas de combinar una noche de bolos, una deliciosa comida y un ambiente de moda con gente linda, Lucky Strike en Lincoln Road es el lugar perfecto.

A este lugar se debe venir con todo tipo de esperanza para pasar una noche de rumba diferente. Desde que entramos se puede observar que, definitivamente, no vamos a tener una noche usual. La cadena con sede en Hollywood, California, está muy de moda en cuanto a boleras se refiere. Aquí se viene a ver y a ser visto.

El lugar está decorado con objetos de personajes famosos de Hollywood --y otras estrellas vintage--, cuenta con DJ todos los días después de las 9 p.m. y de obras de arte por artistas visuales de todas partes del mundo. Su ambiente es clásico, pero con toques modernos, como luces de neón que bailan al ritmo de las canciones presentadas, para los que prefieren su juego de bolos con un poco de baile al son de los éxitos de Britney Spears y Shakira.

Lucky Strike es un mundo lleno de sorpresas en cada esquina. Sus particulares, modernas y coloridas pistas de bolos son el corazón de un lugar que mañanas, tardes y noches es ocupada por jóvenes --y también por algunos no tan jóvenes-- que quieren jugar bolos al ritmo del rock y pop.

Una esquina muy significativa es la barra. El bar es uno de esos mundos totalmente aparte, un universo donde los que buscan probar su suerte pueden sentarse a conocer a otros o a simplemente esperar su turno para jugar. Decorado con tonos rojos y luces brillantes, la zona de cocteles es parte del lounge sofisticado de Lucky Strike. Aquí se puede ver a jóvenes profesionales tomando tragos como el Lucky Lemonade, una mezcla sensual de Svedka Raspberry vodka, limonada y Triple Sec, y el Platino Fizz, una combinación de Jose Cuervo Platino y jugo de lima fresco.

Para Jennifer Suárez, de 28 años, el local no deja de sorprenderla cada vez que lo visita.

``No soy tremenda jugadora de bolos, pero me encanta venir al Lucky Strike a pasar un rato relajado con amistades'', dijo Suárez. ``Los tragos son deliciosos, el ambiente es divertido y la comida es muy rica''.

Quienes quieran calmar su apetito mientras juegan, notarán que su oferta culinaria no es la habitualmente acostumbrada en un lugar de bolos. El menú fue creado por una de las mejores compañías de comida de Los Angeles e incluye platos gourmet como los crujientes Mashed Potato Rolls y los S'mores de tomate y queso.

Aunque en horas de la tarde es posible encontrar a familias, el lugar se llena de jóvenes profesionales en las noches. Es South Beach, así que espere encontrar gente moderna y sofisticada. Todos vienen listos a disfrutar a gritos, brincos y saltos el ganar un energético juego de bolos.

Los precios para jugar son más altos que otras boleras (después de todo, es South Beach), pero vale la pena gastarlo. Los partidos cuestan entre $5.95 y $7.95, y la hora de alquiler --la única opción los sábados por la noche-- puede costar hasta $65. Sin embargo, el lugar ofrece atractivos descuentos grupales.

Recuerde que éste no es un simple lugar para bolear, así que la ropa deportiva, camisetas sin mangas u otras prendas similares no están permitidas. Viste chic y disfruta de la rumba dinámica, la buena música, el baile y los martinis. Lucky Strike es definitivamente un local que toma fuerza todos los días y que sorprende por sus movimientos nocturnos. • 


Speak Up!