Lizarran Restaurant

 

Mezcla de pop, flamenco y culinaria española

MIAMI6.jpg

Alberto Sánchez - Especial/El Nuevo Herald

La mezcla del pop y el flamenco en las interpretaciones de Monserrat Franco, y los sabores particulares que el chef cubano Irlandis Castillo le adiciona a las clásicas recetas de la comida española, crean un ambiente único en el amplio salón del Lizarran Restaurant, ubicado en el 65 Alhambra Plaza de Coral Gables.

Un grupo de amigos se han dado cita para celebrar un cumpleaños, y lo hacen de una manera que acaparan la atención de los que vienen en la noche del sábado. Es a lo que en muchas partes le llaman el “tapeo”, esa manera peculiar y divertidamente ruidosa de compartir con amigos y conocidos hasta altas horas de la noche, acompañando las tapas y platillos españoles con una botella de buen tinto.

Para la ocasión se ha dado cita un grupo de viejos conocidos que han venido a celebrar el cumpleaños de Ivis Reyes, una amiga de años. Después de probar una pantagruélica variedad de platos, Ivis y Yolanda Carneiro se turnan para subir al escenario donde intentan (con cierta suerte) imitar los movimientos de Monserrat Franco, quien acompañada del guitarrista Marcos Linares, viene animando la noche con conocidas piezas del repertorio flamenco.

Desde una mesa, Milagros Ceriani y Ulises Flores siguen el ritmo con las palmas, mientras en otra, Melanie Aron y David Rosemberg terminan una espectacular paella mixta de calamares, camarones, pollo y cerdo, uno de los platos que más piden los clientes habituales.

“Incluso muchos de los que vienen por primera vez ya traen la referencia, y ése es el éxito de este plato, que no puede faltar en cualquier carta de los restaurantes de comida española”, explica Castillo. Aquí le ponemos un extra a ese sabor mundialmente famoso, agregándole al arroz, frutos secos, nueces y pimientos [ahumados] choriceros, que es lo que le da el sabor definitivo”.

También en el menú del Lizarran están en la lista de las populares tapas –ideales para el tapeo– la tortilla de papas, el chorizo al vino, las albóndigas, el pulpo a la gallega, las gambas al ajillo y otros 12 platos, con un precio que va desde los $5 hasta los $12.

Como algo especial para comenzar están la sopa de verdura, el gazpacho andaluz y una fabada, que según un refrán español, es “capaz de revivir a un muerto”.

Completan la selección las cuatro variedades de tablas, preparadas con quesos regionales, Idiazabal, Brie, manchego, carne curada, jamón serrano, lomo, chorizo, cebollas, pan, tomate y aceite de oliva.

Si diversidad de platos y sabores ofrece el Lizarran, tiene además la variedad de horarios y servicios. Abre de lunes a jueves para el almuerzo o la cena entre 11 a.m. y 11 p.m. (y los domingos el mediodía), y se extiende los viernes y sábados hasta la una de la madrugada. También de lunes a viernes tienen el happy tour entre 4 y 7 p.m.; los lunes de 7 a 10 p.m. la Noche de Tapas, los miércoles de 7 a 9 la Ladies Night, y los sábados las dos jarras de sangría por el precio de una.

Los pinchos –de la cocina salen unas 30 combinaciones diarias– son otro de los protagonistas de la carta de este lugar con capacidad para 200 comensales. Esta suerte de comida en miniatura es elaborada en pequeñas porciones, para que los clientes tengan la oportunidad de probar la variedad de combinaciones y sabores que se obtienen con los ingredientes de los diferentes platos del menú.

Entre los preferidos de la lista están los piquillos rellenos con pasta de bacalao, la chistorrerra (con chorizo ahumado), la pasta de chorizo sobreasada, las morcillas, los pulpos y las combinaciones de queso de distintas regiones de España.

Entre las 7 y 10 p.m. del martes, por sólo $10, se puede disfrutar del All-You-Can-Eat-Pinchos. La casa recomienda acompañarlos con un vino tinto (tienen 28 marcas) o uno de los nueve blancos o rosados. Si se prefiere algo más contundente puede pedir el Lizarran Martini, la Capiroska Española o el Antioxiamante, todos preparados con vodka, o el Mojito Valencia. La sangría Margarita es toda una novedad por su alto (o bajo), según el gusto, contenido de tequila.

Sólo en España la franquicia de los restaurantes Lizarran tiene 150 salones funcionando, y sigue expandiéndose hasta ciudades como Dubai, Shanghai, Moscú, Londres y otras 50 ciudades en Europa. Desde noviembre del pasado año abrió el primero en Miami. Además es la oportunidad de conocer un poco más de la tradición culinaria española mientras se divierte y se pasa bien.

Speak Up!