La rumba: Mansion

 

Oportuna remodelación del célebre club nocturno

See video

Sandra Palacios | El Nuevo Herald

Después de más de siete años de albergar las mejores fiestas de South Beach, el club nocturno Mansion decide remodelarse, con sistema de luces y sonido de última generación y nueva decoración, renovando así los votos con sus fieles clientes. Si aún no lo conoce, le llegó el momento, pero, eso sí, hay que asegurarse de hablarlo todo afuera, porque adentro el frenesí y el volumen de la música dejan a todo el mundo sin palabras.

Nombrado por varias publicaciones nacionales como uno de los mejores clubes de Miami, este templo sagrado de la parranda busca la forma de competir con todos los hijos –o clubes– que le han nacido a La Playa, con un local que ya ameritaba un retoque y un sistema de entretenimiento que debía ponerse a la altura. Y no era para menos, pues este recinto ha sido testigo de legendarias fiestas, como la célebre F*$##@k Me I’m Famous, del Dj y productor internacional David Guetta, y ha prestado su podio para músicos de la talla de Deamau5 –encargado de la fiesta de reinauguración–, además de Bob Sinclar, Roger Sánchez y muchas otras luminarias de la escena electrónica.

Fue así como sus propietarios, bajo el sello The Opium Group, que además ostenta entre sus posesiones a Set, Cameo, Mokai y Opium en el Seminole Hard Rock Café & Casino, entendieron que para conservar el status y la fama había que elevar el nivel y transformar este club en algo más que un bailadero con un bar. Entonces, el concepto de Mansion 360 nació, con la característica de que los asistentes puedan gozar de la rumba en todas sus dimensiones.

Es, entonces, en 40,000 pies cuadrados que su impresionante sistema de sonido, con nuevas plataformas de vibración, amplificadores y subwoofers, y la capacidad de alcanzar los 100,000 vatios, lleva la música a cada rincón del lugar, envolviendo a los visitantes en un ambiente que no les permita oír ni sus propios pensamientos, sino, simplemente, los invite a dejarse llevar y a bailar hasta desbaratarse.

A esto se suma también, un moderno sistema de luces que incluye paneles LED, cristales luminosos pendientes del techo y, en resumen, cientos de luces que cubren las paredes, los pisos, los techos y cada centímetro del club. Con una decoración que incluye murales de cuero negro, sofás tapizados con estampados de animales y ostentosos chandeliers rosados, luces, sonido y diseño se complementan, para ofrecerle a los noctámbulos una experiencia completa.

Y, por si fuera poco estímulo visual, un séquito de bailarines, contorsionistas y hermosas mujeres se turnan durante toda la noche para agregarle un tinte de sensualidad, en trajes que dejan poco a la imaginación, además de perfomers en atuendos futuristas, acompañando el beat de la música con sus movimientos.

Con todo esto, Mansion dejó de ser un simple club nocturno, para convertirse en un recinto en donde los Dj son tratados como súper estrellas, y los visitantes tienen 360 grados de pura rumba garantizada.

Speak Up!