La ropa de Angel Sánchez

 

La ropa de Angel Sánchez es una mezcla de arte y arquitectura.

moda.jpg

Servicios para El Nuevo Herald

La ropa de Angel Sánchez es una mezcla de arte y arquitectura. Para su línea secundaria de primavera 2011, el diseñador venezolano recurrió al uso de lentejuelas y figuras geométricas inspiradas en obras de artistas modernistas latinoamericanos de los años 60, como su compatriota Alejandro Otero.

Sánchez exhibió sus diseños en su showroom durante el último día de la Semana de la Moda de Nueva York. La paleta básica de colores en sus diseños incluyó azul, negro, blanco y naranja, trabajados en triángulos, rectángulos y otras formas geométricas y realzados con el toque de las lentejuelas.

``Uso las lentejuelas para lograr un efecto de brillo, pero también para trabajar texturas'', expresó el diseñador.

A las lentejuelas recurrió como detalle de lujo en el cuello de un vestido de crepé negro de un solo hombro y en un vestido azul estampado las trabajó como una verdadera obra de arte.

``Me encanta la geometría. En los años 60 en Latinoamérica fue muy fuerte'', dijo Sánchez.

Hasta un par de pantalones negros ajustados, que trabajó con la técnica del origami y remató con un trozo de tela alrededor de la cintura, parecían una escultura.

``Esa es una de mis piezas favoritas'', reconoció.

A un vestido de crepé naranja le dio el elemento arquitectónico con el recurso de pliegues a un lado, los cuales continuó hasta la espalda.

Sánchez diseñó recientemente el traje de novia de Tatiana Blatnik, quien se casó en agosto con el príncipe Nikolaos, el segundo hijo del rey Constantino de Grecia. Sánchez ha sido amigo de ella desde la infancia.

``Siempre quise diseñar su vestido de novia, pero no sabía que iba a convertirse en una princesa. Fue fantástico'', manifestó.

Speak Up!