La moda de Etro

 

La colección Primavera/ Verano de Etro explora la eterna búsqueda del hombre de una relación más armónica con la naturaleza y el hábitat.

etro.jpg

Sergio Leon

Atono con las tendencias sociales del momento, la colección Primavera/ Verano de Etro explora la eterna búsqueda del hombre de una relación más armónica con la naturaleza y el hábitat. La nueva propuesta, que se presentó recientemente en la tienda de la firma en Merrick Park, en Coral Gables, se adentra además en la pasión por el efecto que tienen las formas y los colores en los estados anímicos y en las energías.

Inconfundible por los emblemáticos estampados de paisley, la marca ha sido sinónimo de un estilo, siempre italianísimo y apegado a la estética, la calidad y la elegancia desde 1968, cuando fue fundada por Gerolamo Etro.

La colección para caballeros esta temporada propone infinitas posibilidades de expresión, desde un hombre conservador y a la vez moderno hasta el muy trendy y atrevido que rompe todos los esquemas. Rayas, cuadros y estampados se juntan agraciadamente. Camisas entalladas de cuellos amplios con coloridos estampados en flores exóticas, espirales, paisley y grabados étnicos se combinan con chaquetas que juegan con el lino y la seda en color entero, a cuadros o en estampados de efecto suave y look totalmente veraniego. Los pantalones oscilan del corte recto, pasando por los más entallados hasta ``los segunda piel''. El gris sirve de pretexto para resaltar los calidoscópicos estampados brillantes en fresa, fucsia, verde, azul, morado y en tonos tierra.

La mezcla de estampados y la paleta utilizada no resultan chocantes ni estridentes; por el contrario, le agregan desenfado y ligereza a la colección. Como accesorios, bufandas de cáñamo y lino, pajaritas multicolores y sombreros de fibras vegetales.

Para las damas, el efecto soft y la femineidad se impone en prendas al estilo folk y hippie de los años 1970, explotando el georgette de seda, la gasa, el algodón, el lino crudo y el crepé de seda lavado. Como siempre, se mantienen los estampados exóticos, pero esta vez el colorido se suaviza con tonos degradados y empolvados, inspirados en los brotes de la flora y el mimetismo de la naturaleza. Las transparencias, los vuelos y el movimiento de los tejidos en vestidos largos ceñidos a la cintura y pantalones con el movimiento propio de las faldas revelan la tendencia de esta colección a presentar siluetas fluidas que acarician el cuerpo sin exponerlo en su totalidad; un lenguaje más sutil en materia de seducción.

La mayoría de las modelos o conjuntos pueden usarse por separado, transformarse o combinarse al antojo con otras piezas. Pantalones en seda, de corte recto, femenino, ceñidos en los tobillos, monopantalones y conjuntos de faldas, blusas y vestidos suaves contrastan con algunos toques masculinos en chaquetas largas, shorts extra grandes con bolsillos exteriores y kimonos acolchados. Los trajes de chaquetas y pantalones más formales se presentan sin rigidez ni seriedad sino con soltura y desenfado informal, sello de esta creación.

Las borlas, los cordones y el croché se usan como accesorios. Sobres en pana tejida con detalles en cristales Swarovski, malla metálica en estiletes y carteras, sandalias de tacones adornadas con cadenas y fragancias de extractos naturales complementan orgánicamente el concepto de la colección.

Speak Up!