La moda de Alexander McQueen

 

Considerado un maestro de lo fantástico, su moda es pura elegancia. Lo recordamos en Miami.

mc.jpg

Servicios de El Nuevo Herald

Original, provocador y rebelde son algunos de los adjetivos que se han empleado para describir al diseñador británico Alexander McQueen, que el 11 de febrero, con sólo 40 años y en la cúspide de su carrera, se quitó la vida en su apartamento londinense.

Considerado un maestro de lo fantástico, que combinó el diseño, la tecnología y el happening con una estética gótica que atraía por su extravagancia, vistió a estrellas del cine y la música como Gywneth Paltrow, Emma Watson, Sarah Jessica Parker, Cameron Díaz, Beyoncé, Rihanna, Lady Gaga y Bjork.

En muchos de sus trajes exageró las formas femeninas, y en colecciones como Highland Rape (Violación en las Highlands escocesas) o Los Pájaros (por la película de Hitchcock) utilizó a un diseñador de ropa interior parisino para ceñir la cintura y ampliar las hombreras.

Considerado al mismo tiempo como el hooligan de la moda por su pelo cortado y su afición a las botas estilo militar, fue también el creador de los bumsters trousers, unos pantalones con la cintura extremadamente baja.

Nacido en una familia humilde, McQueen abandonó los estudios a los 16 años para dedicarse a la moda. Comenzó su aprendizaje en Savile Row, la famosa arteria londinense donde se encuentran las tiendas de sastres a la medida. A los 20 años se fue a trabajar en las casas de moda de Japón y después a Milán, donde fue asistente de Romeo Gigli. Su brillante carrera le permitió acceder a la prestigiosa escuela de moda londinense Central Saint Martin's College.

En 1996, fue nombrado sucedor de John Galliano como diseñador de la casa Givenchy. En el 2000 se convirtió en el director creativo de Gucci y la firma le compró el 51 por ciento de su marca personal. Ese mismo año, McQueen, que jamás había ocultado su condición sexual, se casó con el documentalista George Forsyth, en el yate privado de su amiga, la modelo Kate Moss.

Entre los múltiples premios que ganó se halla el de Comandante de la Orden del Imperio Británico, que recibió en el 2003 de manos de la reina Isabel II. Fue seleccionado cuatro veces como el mejor diseñador del año en su país.

Como probable causa de su suicidio por ahorcamiento, se ha señalado la profunda depresión en que estaba sumido por el fallecimiento de su madre, el 2 de febrero. Su nueva colección estaba pautada para debutar el 9 de marzo en la Semana de la Moda en París.

Mientras tanto, las tiendas señalan un aumento de las ventas de prendas y accesorios que dejó el diseñador como legado. Sin embargo, el futuro de su compañía se cuestiona, debido al carácter ``único'' de su trabajo.

``Es una marca muy poderosa, pero es casi imposible separar [a MCQueen] de la misma'', dijo la editora de modas británica Jessica Brown.

El grupo minorista de lujo francés PPR se negó a hablar sobre lo que ocurrirá con la marca de Alexander McQueen o comentar más allá de un comunicado emitido por su director ejecutivo, Francois-Henri Pinault, alabando el ``genio'' de McQueen. Sólo resta esperar si, como la Casa Versace, la firma de McQueen podrá sobrevivir a la desaparición de un talento exquisito y, sobre todo, atrevido.

Speak Up!