Kitchen 305

 

Presentaciones exuberantes de platos clásicos americanos y panasiáticos.

Kitchen 305 1
Firecracker Cappellini.
 

Por Sara Liss

El producto: antes conocido como Michael's Kitchen, el establecimiento de chef del personaje de Hollywood Michael Blum, el restaurante en el Newport Beachside Hotel and Resort en Sunny Isles ha regresado como Kitchen 305. El chef Kelly Sheehan (Johnny V's South Beach) ahora dirige la cocina y aunque Blum ya no está a cargo, el restaurante aún emplea su predilección por las grandiosas presentaciones y los arreglos juguetones, ofreciendo caprichosas versiones de platos familiares. El espacioso restaurante tiene una iluminación moderna, una frenética cocina abierta y una mesa de chef de ocho personas. Las áreas semiprivadas del comedor en la parte trasera evocan toques estilo Philippe Starck con cortinas de eslabones, espejos con marcos neovictorianos y asientos tipos boudoir. Un enorme televisor de pantalla plana flanquea uno de los extremos del bar con iluminación de neón. El restaurante está muy atareado en los fines de semana, cuando su fiesta "Entree" de los sábados por la noche ofrece un menú del chef de tres platos por $24 junto con servicio de botella de Grey Goose por $75, música por cortesía dedos e vivo y un animado ambiente en el bar.

La comida: Presentaciones exuberantes de platos clásicos americanos y panasiáticos. Las porciones son generosas y los precios van de acuerdo con el ambiente de resort; las entradas van de $9 a $14, los platos principales de $16 a $30. Una entrada de "tunatinis" de ahí lo embriagará de pescado con tres copas de martini combinadas con el pescado crudo preparado de tres maneras, mientras que la ensalada "we got the beet" es una composición de betarragas en forma de notas musicales, verduras mixtas y queso de cabra con corteza de pacanas. Los platos juguetones incluyen los medallones  de filet mignon "Meet the potatoes" adornados con rótulos de nombres y atún sellado presentados sobre una paleta de madera con una brocha para aplicar wasabi, una reducción de curry y ponzu. Los acompañantes incluyen comidas de confort como crema de espinacas, macarrones con queso y papas fritas trufadas. Las extravagancias del comedor pueden ejemplificarse con postres como la "celebración de algodón dulce", una torre del dulce rosado más apropiada para un parque temático. Creaciones menos teatrales incluyen las minitortas de lima de los Cayos y el pastel de manzana caliente.

El veredicto: Quienes busques extravagancias culinarias quedarán encantados con el caprichoso menú de Kitchen 305. Los aficionados a la vida nocturna del norte del condado han adoptado la atmósfera de “supper club” del restaurante.


Speak Up!