Innovación arquitectónica y medio ambiente

 

Jóvenes arquitectos de España

mimia3.jpg

JANET BATET

Confluencia de arte y tecnología, funcionalidad y plasticidad, la arquitectura define nuestros entornos y potencia nuestro diario vivir. Nacida de dos necesidades básicas inherentes al humano, como son la necesidad de cobijo y el goce estético, la arquitectura posee, como ninguna otra rama dentro de las denominadas Bellas Artes, un alcance psicosocial determinante.

Sintetizada por Vitrubio desde el siglo I a.n.e. a partir de tres principios fundamentales: Firmitas, utilitas, venustas (resistencia, funcionalidad y belleza), la vocación constructiva del humano está abocada en el tercer milenio a nuevos roles y retos. Las nuevas generaciones de arquitectos heredan un extraordinario potencial cientiìfico-tecnoloìgico a su haber y, paralelo a ello, una progresiva y lamentable degradación socioambiental. Ello explica, por un lado, el interés creciente en modelos de arquitectura sostenible, que optimicen los recursos naturales minimizando el impacto ambiental de la arquitectura, así, como propuestas de un espacio habitable más específico, que se adecue cada vez más al individuo que le da uso, siendo aun tiempo instrumento y eco de nuestra existencia.

Jóvenes arquitectos de España. Una ventana a lo ignorado (JAE) es el título de la exposición abierta al público en el Centro Cultural Español. La muestra, organizada por el Ministerio de Vivienda y El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, AECID y patrocinada por la Embajada de España en Washington, D.C. y la Spain-USA Foundation, es el resultado de una convocatoria pública y abierta a toda la arquitectura joven española, dentro y fuera de las fronteras del país. De los más de 700 proyectos presentados, la selección final que integra la muestra se compone de 62 proyectos innovadores, en su mayoría ya construidos.

Si bien, en primera instancia, destaca la variedad de proyectos y soluciones, enseguida salta a la vista, el deseo común por el diálogo con la naturaleza y la adaptación a la funcionalidad del espacio.

En este sentido, se impone Winterbadeschiff, en Berlín, concebido y realizado por el dueto de arquitectos Ana Salinas y Gilbert Wilk. Ubicado en el puerto oriental de Berlín, a las orillas del río Spree, Wilk-Salinas, transforman un conjunto de barcazas en un sofisticado complejo de piscina, sala de estar, sauna y gimnasio. A fin de extender el uso de la instalación durante el invierno, los arquitectos concibieron un techo de forma tubular, construido con vigas de madera y recubiertos con una membrana translúcida de PVC. Los pilotes del puerto son integrados al interior de la instalación acentuando la relación interior-exterior. La forma tubular que enfatiza también este vínculo, pareciera un capullo que protege y renueva, en perfecta sincronía con la funcionalidad de la instalación.

Por su parte, la Casa Tupperware, de Andrés Jaque, cuyo primer prototipo se encuentra ubicado en el centro de Madrid, se apropia del carácter económico y las cualidades dúctiles del plástico como solución a la acuciante crisis de vivienda. El proyecto, inspirado el sistema de construcción de la empresa Tupperware y desarrollado con éxito hacia la década de los años 1960 en el oeste americano, propone espacios multifuncionales y altamente cualificados de apenas 30 pies cuadrados realizados con materiales altamente económicos. En adición a esta vital alternativa a la crisis de la vivienda, Casa Tupperware comprende en sí misma un modelo piramidal para la diseminación del proyecto, usando el marketing de boca a coba y la venta de módulos por catálogo que, significa, además, una remuneración económica para los que participan del proyecto.

Concebida por Eduardo Cadaval & Clara Solà-Morales, Casa TDA, Oaxaca, México, hace uso del concreto como material estructural fundamental por su resistencia a las inclemencias del tiempo y por su perdurabilidad y economía de costo y mantenimiento. Diseñada como una casa flexible, tanto por el número de usuarios como por la funcionalidad, la Casa TDA puede fácilmente cambiar de una estructura cerrada a una enteramente abierta. Concebida a partir de una estructura de torre central de la que sobresalen módulos abiertos, incorpora las inigualables vistas del Pacífico mexicano como parte constitutiva del proyecto.

Basado en encargos públicos y privados, Jóvenes arquitectos de España. Una ventana a lo ignorado (JAE), combina renovaciones de edificios preexistentes y proyectos enteramente nuevos. El objetivo de la exposición es dar a conocer a estos jóvenes talentos arquitectónicos y divulgar nuevas perspectivas del diseño arquitectónico que sirvan como referencia a un modelos de arquitectura más humano.

En el último cuarto del siglo XX, la arquitectura española devino punto de referencia a nivel mundial. La implicación en la enseñanza de arquitectos de la talla de Fisac, Sota, Oíza, Carvajal, Cano Lasso, entre otros, explica este resurgimiento renovado de la arquitectura española que, a través de estas nuevas generaciones de arquitectos, pone el visor en el futuro, proponiendo espacios cualificados donde las necesidades humanas, eco de resortes múltiples (económicos, simbólicos y socioculturales) se asocian a la necesidad de preservación y coexistencia con el medio ambiente.

Durante el mes de marzo, el Centro Cultural Español ofrecerá una serie de conferencias paralelas en torno a Jóvenes Arquitectos de España que contará con la participación de los arquitectos Manuel Clavel Rojo y Rafael Fornés.

Speak Up!