Hoy como ayer, un clásico se renueva

 

El mágico espacio prefiere mantener su autenticidad con tu típico mojito y presentaciones de importantes figuras

See video

CARLOS MARTIN | ESPECIAL/ EL NUEVO HERALD

En el paisaje urbano de la Pequeña Habana hay un lugar que definitivamente resulta imprescindible. El café Hoy como Ayer es, para muchos, sitio de encuentro con amigos, baile y, sobre todo, buena música.

Por estos días el famoso local celebra su 13 aniversario con grandes renovaciones. “Estamos de cumpleaños y queremos celebrarlo ofreciendo nuevas propuestas”, comenta entusiasmado Fabio Díaz, propietario del local junto a María Elena Otero. “Hemos hecho transformaciones para ofrecer un espacio más amable donde el público se sienta cómodo y disfrute a plenitud”, detalló.

Una plataforma elevada limita el área de la recién estrenada zona VIP situada en el espacio que antes ocupaba el bar y que ahora ofrece más comodidad para bailar mientras se disfruta del espectá*****, que suena mejor que nunca gracias a un renovado sistema de sonido. El nuevo bar, que ha sido trasladado a la parte trasera del local, tiene un ambiente más íntimo que invita al recuerdo de La Habana de los años 50. La recoleta esquina se ha convertido en lugar de preferencia de la clientela que se reúne a saborear el mojito considerado por muchos el mejor de Miami.

Las blancas paredes del espacio, repletas de mensajes escritos por artistas y clientes, se integran al rojo intenso de la barra decorada con recortes de periódicos y revistas antiguos. Un traje dorado que perteneció a Celia Cruz, acompañado de su foto, es arropado por una gran bandera cubana pintada en la pared. En el nuevo diseño, que estuvo a cargo de Pablo Brower y José Luis Hernández, destaca el piso pintado con una silueta de Beny Moré salpicada de colores.

El menú de entremeses y tapas (con precios que oscilan entre $8.50 y $19.50) también ha sido renovado y ofrece un toque mixto de comida tradicional cubana y platillos mediterráneos, así como una variada oferta de vinos, licores y champán.

Revitalizado en su decoración, Hoy como Ayer sigue manteniendo esa magia de la que nadie puede sustraerse y que lo ha llevado a ser punto de referencia del entretenimiento nocturno de la ciudad. “Del reggaetón y la timba al filin y la trova tradicional, aquí hay espacio para todos los gustos”, dice Katia, una simpática camarera que lleva 10 años formando parte del equipo del establecimiento. En esa tónica, la programación se enriquece cada semana con nuevas opciones. “Estamos abiertos casi toda la semana”, señala Díaz. “Comenzamos los miércoles a partir de las 11 p.m. con el DJ Oscar G y el Grupo Tropicasa, que ofrece una mezcla de música house con ritmos afrocubanos; seguimos los jueves de Fuácata con el grupo Spam Allstars y el segundo jueves de cada mes se presenta el grupo Palo con su oferta de jazz cubano”.

Sin embargo, el plato fuerte del café son las presentaciones alternas de estrellas de la música los fines de semana: Los 3 de La Habana, Malena Burke y Ana María Perera son algunos de los artistas asiduos. Para hoy se anuncia la actuación de Amaury Gutiérrez, mañana, Isaac Delgado y el sábado, 25 de agosto, La India, de Puerto Rico.

Hoy como Ayer posee ese delicioso encanto que convierte en íconos a determinados lugares; lejos de ser pretensioso prefiere mantenerse como un auténtico depositario de la herencia musical cubana. Testimonio de ello es que ha este sabor ha atraído hasta sus mesas a celebridades de la talla de Nicole Kidman, Mick Jagger, Ricky Martin y Shakira. “La alegría aquí es contagiosa y el público se une a los artistas en una especie de fraternidad musical”, comenta Nora Flavia, una clienta de “toda la vida”.

Díaz cuenta que cada noche, al cerrar el local, deja encendida la luz que ilumina la silueta del Bárbaro del Ritmo en una de las esquinas. “Siento que el Beny es nuestro guardián junto con Celia, Olga y todos los demás artistas. Tenemos el compromiso de preservar todo lo maravilloso que nos legaron, y cada noche abrimos nuestras puertas con la esperanza de que el público comparta nuestro orgullo”.

Speak Up!